La olvidada Zona Rosa

Metrópoli 02/04/2017 01:00 Redacción Ciudad de México Actualizada 07:08

La Ciudad en el Tiempo nos lleva a un recorrido gráfico por diversas etapas de esta zona que alguna vez fue punto de reunión de intelectuales y artistas y centro de la moda

Ciudadanos se reúne a inicios de los años noventa en las calles de la Zona Rosa para disfrutar de un llamativo desfile organizado por el parque de diversiones "Reino Aventura", situado en el Km. 1 de la carretera panorámica al Ajusco. Después de diversas transformaciones, cambios de nombre y administración, desde el año 2000 es Six Flags México. Imagen: Archivo/EL UNIVERSAL

La calle de Génova, vista desde el cruce con Hamburgo en marzo de 1982. A la derecha se aprecia el Rana Bar del restaurante Kineret, y en el fondo, una construcción antigua que ya no existe, en la esquina con el Paseo de la Reforma; hoy en su lugar está el conjunto de Magenta Reforma. Imagen: Archivo/EL UNIVERSAL

En la década de los ochenta, las páginas de El Universal informaban a los lectores sobre la constante llegada de vendedores ambulantes a las inmediaciones de la Glorieta del Metro Insurgentes. En la imagen se aprecia el ambulantaje ya instalado en uno de los pasillos del lado que corresponde a la vecina Zona Rosa, en la colonia Juárez. Imagen: Archivo/EL UNIVERSAL

La calle de Londres, en la Zona Rosa, en la década de los setenta. Del lado derecho se aprecia la marquesina del centro nocturno "77", donde hoy se encuentra el "Cabaré-Tito", y junto una casa que funcionaba como sucursal de Banca Serfín, ahora Santander. Destaca el edificio que estuvo en la esquina con Niza, construido en 1950 y demolido tras los sismos de 1985; actualmente es un estacionamiento. Imagen: Archivo/EL UNIVERSAL

Una típica escena de fin de semana en la Zona Rosa a inicios de los años noventa. En la imagen vemos a una gran cantidad de jóvenes que se daban cita en este lugar antes de irse de fiesta, ahí o en algún otro lugar. Ayer, al igual que hoy, este emblemático espacio ha sido un punto de encuentro para los jóvenes por varias generaciones. Imagen: Archivo/EL UNIVERSAL

Aspecto de las obras de pavimentación y mejoramiento urbano a todo lo largo de la calle de Hamburgo, en el corazón de la Zona Rosa, a inicios de los años noventa. Hasta la fecha esta calle es una de las que más sufre afectaciones debido al tránsito de vehículos pesados que por ahí circulan. Imagen: Archivo/EL UNIVERSAL

Una fotografía que capta el ambiente que reinaba en las aceras de los cafés y restaurantes ubicados sobre la calle de Copenhague, en la Zona Rosa, en la década de los ochenta. Imagen: Archivo/EL UNIVERSAL

Una fotografía de la farmacia San Juan y la tienda 1-2-3 con un anuncio de los cigarros Raleigh en la parte superior, en la esquina de la avenida Chapultepec y la calle de Génova, en la Zona Rosa, a mediados de 1962. El edificio desapareció con la construcción de la glorieta del Metro Insurgentes. Imagen cortesía: Museo Archivo de la Fotografía

Una toma nocturna realizada desde el cruce de Hamburgo y Niza, en la Zona Rosa, en los años cincuenta. Al fondo sobresale el edificio de Seguros Azteca en el cruce con Insurgentes, obra de José Hanhausen y ahora abandonado. En aquellos días la calle de Niza era de doble sentido. Imagen cortesía: Museo Archivo de la Fotografía.

La Zona Rosa avanza hacia una rehabilitación de sus calles ocupadas hasta hace poco por comerciantes ambulantes e indigentes, donde alguna vez existieron lugares que fueron punto de reunión de intelectuales y artistas hoy pasaron al olvido.

Como el famoso restaurante Kineret, donde Carlos Fuentes, Carlos Monsiváis y Fernando Benítez se reunieron para esperar la develación en 1967 del mural efímero, de José Luis Cuevas, es ahora un Yuppies Sport. La galería Misrachi que alguna vez cotizó a Felguérez o a Pedro Coronel, hoy hay un sex shop Erotika.

Sobre la calle de Génova donde alguna vez estuvo el lujoso hotel Monte Casino, hoy hay un McDonalds.

Hace exactamente cincuenta años, el cronista mexicano Salvador Novo, lanzaba la nueva edición del libro “Nueva grandeza mexicana”, ilustrado con una serie de espléndidas fotografías del maestro Héctor García y editado y diseñado por Vicente Rojo.

Dicha publicación, en aquel no tan lejano 1967, tenía por objetivo actualizar al lector con nuevos recorridos y abordar las transformaciones que había sufrido la capital desde aquella primera edición en 1946.

Uno de los sitios que abordó fue la naciente Zona Rosa y el lugar que ocupaba en la escena cultural de la capital.

“Con la complicidad de Vicente Rojo, Héctor García se ha detenido con morosa delectación en sus elocuentes instantáneas de la Zona Rosa. Esta es, en efecto, la tónica de la ciudad de 1967: una juventud numerosa, sana y libre, cuya presencia renueva y vigoriza la constante transformación de su ciudad; su vida nocturna, su comercio, sus diversiones”, escribió Novo al final de su obra.

Comentarios