Sólo cambiarán la fachada del “bazar cultural” en Balderas

Delegación quiere remplazar puestos por estructuras fáciles de quitar; también buscan frenar la presencia de personas en situación de calle

De acuerdo con las autoridades de la delegación Cuauhtémoc, los puestos en los que se venden libros facilitan la comisión de delitos, ya que, aseguran, en las noches dificultan la visibilidad (JOSÉ TORRES. EL UNIVERSAL)
Metrópoli 28/10/2016 01:12 Fanny Ruiz-Palacios Actualizada 01:12

[email protected]

Después de retirar a comerciantes y artesanos del parque de la Ciudadela, autoridades de la delegación Cuauhtémoc buscan ampliar el reordenamiento hacia la acera de la avenida Balderas y el parque Tolsá.

La finalidad es reemplazar las estructuras de los puestos que actualmente están sobre la banqueta, entre la Biblioteca de México y el Metro Balderas, por puestos que sean fáciles de montar y desmontar.

“Hay un proyecto para reordenar y cambiar el tipo de puestos en la parte donde venden libros [...] Para la otra parte no hay ningún plan”, aclaró Herman Domínguez, director de Mercados y Vía Pública de Cuauhtémoc.

De acuerdo con Cirilo Roblero Pérez, dirigente de la asociación civil Movimiento Indígena y Comerciantes Solicitantes de Vivienda del DF, los puestos serán sustituidos por otros de mejor material, que sean fáciles de poner y quitar; también pagarán derecho de piso y dejarán de colgarse de la instalación eléctrica.

“La delegación va a analizar la propuesta de que tengamos una estructura diferente [...] Nosotros insistimos en que se firme un escrito para no estar en la zozobra”, mencionó.

Domínguez agregó que la intención es que los puestos de libros se quiten por las noches para mantener despejada la zona por las noches y evitar los robos, pues al dejar los locales en la vía pública había muchos robos.

“Estarán más tranquilos porque como se quedaban las estructuras en la noche había mucho asalto y robo [...] La intención es liberar el espacio público, reordenar, meter orden y que empiecen a pagar sus impuestos pues muchos no los están pagando y generales condiciones más de salubridad e higiene”, abundó.

Otra alternativa es colocar a algunos artesanos en los locales que están desocupados en la acera de Balderas, “a lo mejor en el reordenamiento podemos meter a los que estaban en el parque, tenemos que ver cuál es el tipo de puesto que pudiéramos tener en esa parte, van a ser puestos de quitar y poner”. Al no tener una mesa de negociación formal, no se sabe cuál será el destino de los artesanos retirados del parque Morelos.

“Los vecinos están muy contentos con el rescate de la Ciudadela y tenemos que conservar el tema”, expresó el funcionario, y por esa razón aseveró que no les permitirán que regresen.

Domínguez reconoció que ya están recibiendo quejas de vecinos sobre la presencia de indigentes en el parque Tolsa.

Por esta razón, se busca extender la recuperación hacia el área aledaña al metro Balderas, pero la delegación necesita que “el gobierno central se haga cargo de su parte, con sus instituciones dedicadas a la gente en situación de calle”. Debido a que en este parque se encuentra un acceso al Metro, el director de Mercados y Vía Pública de Cuauhtémoc solicitó apoyo de otras autoridades para realizar un reordenamiento.

Nadie regresa al parque. Domínguez insistió en que los comerciantes que fueron retirados el domingo pasado no deben estar en la zona de la Ciudadela, “pero ellos están en una posición de estar toreando por el tema de los derechos como pueblos originarios, porque son un grupo étnico de los triquis”.

Sin embargo, tras realizar un recorrido este diario pudo constatar que los vendedores siguen ofreciendo sus mercancías sobre la banqueta de Balderas. Llegaron puntuales a vender sus obras, pero, alrededor de las 12:00 del día, tuvieron que recoger su mercancía porque empleados de la delegación Cuauhtémoc les dijeron que Ricardo Monreal llegaría a la zona.

En el lugar se corría la voz de que dejarían de trabajar por un momento, sólo hasta que se fueran las autoridades y después podrían volver a instalarse. Aunque no llegó ningún funcionario, los comerciantes esperaron a que se fueran los trabajadores.

Según el líder de los comerciantes, existe un cuerdo con las autoridades para que vendan en las orillas del parque Morelos, pero Domínguez reiteró que no hay ningún trato.

Temas Relacionados
bazar cultural

Comentarios