Suscríbete

Vecinos piden a CNDH y ONU apoyo por tren México-Toluca

Habitantes de la zona de Cuajimalpa aseguran que la obra no los beneficia; comités acusan derribo de árboles y daño a manantiales

El abogado de los colonos, Ricardo Galván, destacó que se han presentado dos amparos contra la construcción del tren (GERARDO SUÁREZ. EL UNIVERSAL)
Metrópoli 04/06/2016 01:08 Gerardo Suárez Actualizada 01:08

[email protected]

Ante el derribo de cientos de árboles y posibles afectaciones a manantiales, vecinos del pueblo de San Lorenzo Acopilco, en la delegación Cuajimalpa, solicitaron a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) constatar las afectaciones de las obras del Tren Interurbano México-Toluca en la zona.

En conferencia, habitantes y abogados del Frente Vecinal Poniente se opusieron al proyecto en curso por su afectación ecológica, pues los manantiales son una de las principales fuentes de agua en Acopilco, además de señalar que el tren no los beneficia de forma directa, pues la estación más cercana estará en Santa Fe.

“Las autoridades están haciendo caso omiso a nuestro derecho ambiental y al agua”, dijo Isaac Salinas, del Frente Único de Organizaciones de San Lorenzo Acopilco.

“LA CNDH y la ONU nos van a acompañar para llevarlos a donde están los manantiales de Acopilco y certifiquen que más de 32 mil personas se abastecen del líquido en el pueblo”, así como observar el derribo de árboles, dijo.

Los vecinos se refirieron a los trabajos en curso en una zona contigua a la carretera México-Toluca, a la altura de la caseta La Venta, donde según refirieron, las autoridades reconocieron el derribo de 635 árboles, pero los inconformes señalaron que se han quitado hasta 3 mil ejemplares y “que la delegación Cuajimalpa pidió resarcirlo con 20 mil nochebuenas”.

Salinas dijo que la próxima semana se reunirán con la Comisión y que “ya se giró la invitación al representante de Naciones Unidas en México, se espera a que empaten agendas para acudir”, al tiempo que se invitó también a Greenpeace y otros frentes vecinales.

La vecina Araceli Jiménez dijo que se cortarán hasta 37 mil árboles con motivo de las obras a lo largo del trazo, de Zinacantepec, Estado de México, a la zona de Observatorio, en la Ciudad.

La construcción costará 38 mil millones de pesos; está a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y conectará la zona de Zinacantepec con la terminal Observatorio, dónde confluirán las Líneas 1 y 12 del Metro.

Ricardo Galván, abogado de los colonos, comentó que se han presentado tres denuncias ambientales y al menos dos amparos contra la obra, mientras que Ivon Tapia, de la delegación Álvaro Obregón, añadió que se han enviado más de 100 oficios para solicitar información a diversas dependencias y en sólo tres casos recibieron respuesta.

Alfredo Reyes, del Frente único San Lorenzo Acopilco, señaló a Gabino Sandoval, ex funcionario delegacional, y quien se ostenta como líder comunal del pueblo, de gestionar de manera “ilegal” la venta de predios para el paso del tren.

Los inconformes cuestionaron que no se ha transparentado toda la información referente al proyecto y los permisos de construcción de la obra, en el tramo correspondiente a la Ciudad de México.

Temas Relacionados
Tren México-Toluca

Comentarios