Suscríbete

El mundo del vino se mueve muy rápido

A 10 años de la entrada de Finca Las Moras a México, su enólogo principal conversa sobre la evolución del mercado.

Foto: Finca Las Moras/cortesía
Menú 07/11/2016 14:30 Rubén Hernández Actualizada 14:30
Guardando favorito...

 

"Mendoza es la región que dio el gran paso en la proyección del vino argentino en el mundo. Las cualidades del terruño y el trabajo de la gente, sobre todo, han sido fundamentales para el concepto de calidad que existe entre los consumidores con relación a Argentina, y a Mendoza en particular. Sin embargo es evidente que San Juan está dando pasos muy importantes en su posicionamiento en el mapa vinícola internacional. Ha sido una transformación, una diversificación gradual, pero firme. Es una región dedicada tradicionalmente a la producción de frutas que descubrió su enorme potencial en el mundo del vino, y estamos viendo los resultados", dice Eduardo Casademont, enólogo principal de Finca Las Moras.

 

1_1.jpg

 

Oriundo precisamente de Mendoza, y con una formación que incluye periodos estratégicos de formación en Montpellier, Rioja, Australia y Nueva Zelanda, Casadamont ha sido uno de los protagonistas del gran proyecto vinícola de Finca Las Moras desde 2004. Su visita a México, en 2016, responde precisamente para la celebración de los 10 años de presencia de esta bodega en nuestro país. Finca Las Moras llegó en un momento estratégico de definición de la cultura nacional del vino, realizando una importante labor a partir sus líneas básicas para paulatinamente incorporar los vinos de alta gama que hoy gozan de gran éxito entre los consumidores mexicanos. Con una venta de casi 5 millones de botellas al año, es la bodega argentina número uno en México en ese rubro.

 

"La única manera de lograr algo realmente distintivo es entendiendo que el camino es muy largo y que no se reduce a encontrar dos o tres cosas circunstanciales, sino a mejorar año a año, probar tecnologías, y pasar mucho tiempo en la bodega", dice Casademont.

 

Actualmente en México se distribuyen 21 etiquetas de Finca Las Moras, destacando Alma Mora; Finca Las Moras Reserva; Mora Negra, considerado el primer vino Premium de San Juan; y Dadá, un vino de conceptos innovadores en sus diversas versiones y distintos ensamblajes.

 

"No es una mera fórmula cuando digo que el tiempo se va muy rápido. Parece poco tiempo con relación a todo lo que ha sucedido en este lapso. Hay un crecimiento tan vertiginoso del mercado que se vuelve un desafío constante. Surgen nuevos estilos de vinos y los consumidores están atentos a las nuevas tendencias. El mercado mexicano se ha especializado enormente, no solo en el caso de los consumidores, sino también de su industria. El cambio es impresionante cuando tomamos en cuenta las bodegas mexicanas que existían hace 15 años y el aumento que se ha dado en años recientes", expresa.

 

dada_7.jpg

 

De modas y nuevos gustos

 

Surgido como el gran proyecto en torno a los vinos de alta gama, a partir de la reconversión de viñedos realizado en San Juan en los 90, Finca Las Moras lleva el concepto de experimentación como una de sus premisas esenciales. "La Malbec se ha posicionado como la cepa insignia de Argentina y eso ha sido estupendo; nos ha abierto numerosos mercados y ha creado un concepto de identidad con la que nos reconocen en todo el mundo. Sin embargo hay mucho que descubrir y en torno a cepas como la Bonarda, e incluso la Torrontés, otro de los iconos argentinos. Creo que en el caso de San Juan, además de los valles de Tulum y Zonda, contamos con uno de cualidades excepcionales, de características únicas que son una referencia en nuestra producción: el valle de Pedernal".

 

Esa búsqueda continua de nuevas expresiones y mercados ha llevado a Finca Las Moras a desarrollar líneas como Dadá, que a partir de cepas emblemáticas como Malbec y Bonarda; además de la Cabernet Sauvignon y la Syrah, desarrolla un concepto de Art Wine inspirado en las premisas dadaistas, con signo de irreverencia, búsqueda y festiva complacencia con el consumidor, como es el caso de Dadá No, 2, con su paso por roble francés y americano de tostado fuerte que brindan aromas a mokka que se integran provocativamente a los sabores de moras y cassis; Dadá No. 5, hecho con uva Moscatel de Alejandría, puso de moda esta variedad de ancestral historia; o los espumantes dulces como Dadá No. 7, 100% Torrontés, que ofrece expectativas distintas a los nuevos segmentos de consumidores, así como al dinámico panorama gastronómico contemporáneo.

 

2_1.jpg

 

 

 

Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios