Se encuentra usted aquí

Herramientas ante la incertidumbre económica

Los doctores de los agentes económicos son las firmas de consultoría, y el instrumento para aclarar el panorama, lo es la prospectiva económica y la anticipación estratégica
02/07/2019
02:01
-A +A

El primer semestre de 2019 ha concluido y nos deja con más dudas que respuestas en el plano económico. Muchos han sido los factores de incertidumbre entre los que destacan la geopolítica con América del Norte, la cancelación de la construcción del NAIM, el cese de operaciones de instituciones públicas destinadas al desarrollo de emprendedores y a la promoción turística y de la inversión en el país.

Más recientemente, la degradación de la calificación de México y de Pemex, y la cancelación de los farmouts como mecanismos de inversión, entre otros.

En materia fiscal y sumada al contexto anterior, habría de considerarse la ralentización del gasto público motivada por una reorientación del gasto con cuestionables efectos multiplicadores para el crecimiento económico y una política monetaria restrictiva que busca mantener ancladas las expectativas inflacionarias con altos costos en tasas de interés.

Dicho en pocas palabras: poca inversión, financiamiento más costoso y mucha incertidumbre se traducen en un impasse económico que ha paralizado la economía, reflejado en los frecuentes ajustes en las proyecciones de crecimiento, y que atenta con una desaceleración.

La bruma económica, caracterizada por la alta aversión al riesgo, afecta a todos los agentes económicos desde la pérdida de confianza de nosotros como consumidores hasta las decisiones de los empresarios que, además de también consumir, producen y generan empleos.

La falta de claridad se traduce en pérdida de visión en donde el camino no es claro y ante ello es lógica la dificultad en la toma de decisiones. Ante tal contexto, ¿cómo convertirnos en agentes proactivos y resilientes, en lugar de reactivos y caracterizados por la parálisis?

La respuesta se encuentra en un oportuno ejercicio de prospectiva económica; es decir, la clave radica en la capacidad de anticipar la incertidumbre, adaptarse, influir e incluso crear un futuro más favorable.

Así, como ante el dolor se acude al médico, o ante la necesidad de mitigar y compartir riesgos económicos se contrata un seguro, los doctores de los agentes económicos (consumidores, empresas y gobierno) son las firmas de consultoría, y el instrumento para aclarar el panorama, lo es la prospectiva económica y la anticipación estratégica.

La prospectiva y la anticipación estratégica son herramientas para decidir, y decidir es el proceso de escoger alternativas para elegir una opción que se adapte a nuestras necesidades. La incertidumbre se dispersa mediante el análisis del futuro.

No obstante la claridad de las analogías anteriores, los principales obstáculos son el presentismo, definido como el peso excesivo que le asignamos al presente en detrimento de la ausencia de un futuro, y el dar prioridad al análisis técnico por encima de la experiencia y la intuición.

Ante la realidad actual de la política económica y del ambiente de negocios que prevalece en el país, ya no es descabellado pensar en la fijación de precios en medicamentos o en regulaciones tarifarias en servicios de salud, así como tampoco en la prohibición del plástico de primer uso o en restricciones a los servicios privados de movilidad a través de plataformas digitales. ¿Cuál será el siguiente sector afectado? ¿Qué probabilidad existe de que sea al que pertenece tu actividad económica?

Hoy en día, el análisis del futuro combina técnicas de empleo de big data, anticipación de riesgos y otras técnicas de inteligencia competitiva para avanzar hacia la previsión inteligente de escenarios.

Cuál es el mejor camino a seguir, dependerá del rumbo de la consultoría y las condiciones actuales, si elegir el analizar para adaptarnos, para influir, o bien, para crear.

Si bien el seguro no evita que el riesgo se materialice en siniestro y en impacto económico, sí permite compartir y reducir las consecuencias económicas.

Así en el análisis del futuro y la no concreción a un escenario en específico, sino en la definición de soluciones y procedimientos para una mejor preparación y mayor resiliencia. Y usted, estimado lector, ¿ya sabe cómo anticiparse a la actual incertidumbre económica?

 

Vicepresidente de Consultores Internacionales S.C.