Se encuentra usted aquí

Maquío y el liderazgo político

05/10/2018
02:12
-A +A

En alguno de mis anteriores artículos titulado Hace 10 años, mencioné que en el marco del 10 de octubre de 2008, el entonces presidente nacional del PAN, German Martínez, me invitó a participar en el homenaje a Maquío con motivo de su 19º aniversario luctuoso. Este evento se desarrolló en la Torre Académica de la Universidad Autónoma de Sinaloa, en mi tierra natal Culiacán.

En dicho reconocimiento señalé que para concluir la transición era necesario trabajar en dos vertientes; la primera es reconocer que la construcción de ciudadanía es hoy todavía una tarea pendiente, por lo que es crucial la tarea educativa.

En aquella fecha señalé textualmente: “La segunda vertiente necesaria para consolidar la transición es que hoy el país enfrenta circunstancias económicas, de seguridad, de polarización social y de demografía, donde el liderazgo político debe cumplir una acción preponderante.

El reclamo a Vicente Fox durante su sexenio no fue la falta de resultados como algunos lo han querido hacer ver. El verdadero reclamo del pueblo de México a Fox fue la falta de liderazgo en el ejercicio del poder en plena transición. En una transición el pueblo se siente en un ambiente inestable e inseguro, por lo que le da miedo, Es ahí cuando requiere liderazgos fuertes que den certeza sobre el rumbo trazado. Hoy el PAN y el gobierno tienen una responsabilidad histórica ante el tema de la eficacia del ejercicio del poder que requiere de un verdadero liderazgo que es mucho más que administrar programas.

Es precisamente ante la responsabilidad de circunstancia que se distingue al administrador del hombre de Estado; nos vuelve a decir llano: cuando se está hundiendo el barco no tiene la misma responsabilidad el capitán que el cocinero.

La heroica lucha por la salvación de México no ha concluido. Maquío luchó por la democracia, los límites al poder y la rendición de cuentas. Encabezó un proceso por la emancipación del pueblo mexicano del paternalismo castrante y el autoritarismo que nos gobernó más de 70 años. Luchó por que tuviéramos gobiernos y ciudadanos responsables, dispuestos a construir el bien común. Buscaba que esto se lograra a través de la sociedad organizada fortaleciendo los órganos encargados de la otra fiscalización, la fiscalización de la sociedad al gobierno.

Finalmente, Maquío dio su vida por que México tuviera una legislación electoral que permitiera el sufragio efectivo y evitara la cultura del fraude electoral; buscaba darle poder al pueblo de México para que este eligiera libremente a sus gobernantes en el entendido de que en las democracias el que se equivoca pierde. Hoy, a casi 30 años de su triste partida se hace necesario reconocer que si estas tareas están inconclusas es porque no hemos hecho lo suficiente los mexicanos.

Hoy quiero agradecerte Maquío por tu ejemplo de valentía y entrega generosa. Gracias Maquío porque nunca perdiste la esperanza y la fe. Porque en el momento actual no se podrá reconstruir el país sin esperanza. Gracias Maquío por ser hartamente solidario. Ante la disyuntiva, democracia o autoritarismo, Maquío nos decía: “Hay dos clases de personas contra las que tenemos que luchar, los que pisan y los que se dejan pisar. A las personas hay que verlas de frente, ni para arriba, ni para abajo. El chiste no es cambiar de amo, sino dejar de ser perros”.

Estas tres frases resaltan un alto concepto de dignidad ciudadana que solo puede lograrse desde un claro modelo de educación que busca emancipar al mexicano de sus libertadores. Por eso Maquío deseaba ser relevado únicamente por el pueblo de México. No creía en el caudillismo, por lo que en aquella histórica campaña de 1988 nos dijo: “Mi lucha no es para que tú creas en mí y en mis sueños, sino para que creas en ti y en tus sueños y luches por ellos. Cuando hayas aprendido esto, habrá terminado la misión de Maquío”.

Ingeniero industrial y empresario. @ClouthierManuel

 

COMENTARIOS

MÁS EN OPINIÓN