Se encuentra usted aquí

Ciudadanos sin adjetivos

05/07/2019
01:55
-A +A

Andrés Manuel López Obrador, fiel a su estilo de contacto directo con “la gente” desde el templete de la plaza pública, pronunció un triunfal y efusivo sietemesino avance informativo en pleno Zócalo capitalino, preciándose de haber ya cumplido 78 de los 100 compromisos contraídos en su toma de posesión, orondo de que probablemente nunca se haya hecho tanto en tan poco tiempo.

Relevante segmento ciudadano nos sentimos desubicados, sin saber bien a que sector o código pertenecemos; no formamos parte de ninguna mafia y menos del poder, no nos distinguimos por conservadores ni neoliberales, ni chairos, ni facciosos, ni corruptos, ni adversarios de nadie. Que ya no es cómo antes —¿eso es del todo bueno?— y que no somos iguales —¿somos desiguales?— nos hace sentir corresponsables. Simplemente nos enteramos por distintos medios de lo que ocurre o de lo que se nos informa que ocurre, normamos nuestro propio criterio y llegamos a conclusiones.

El indicador más evidente es el frustrado aeropuerto de Texcoco, cuyo diseño vanguardista y capacidad de movilidad de pasajeros nos proyectaría a rangos de la más alta competitividad turística mundial, cuya construcción llevaba 33% de avance, habiendo ya invertido sobre 100 mil millones de pesos. Pues bien —pues mal—, el pueblo sabio, a mano alzada —léase 4T— decidió que se cancelara por cuestiones técnicas, económicas, ambientales y falta de transparencia. Por el lado contrario, el Colegio de Ingenieros Civiles de México resolvió que la opción más viable era proseguir la construcción del NAIM en Texcoco, ya que Sta. Lucía resulta poco atractiva y de alto riesgo. Añadamos que los pasajeros del aeropuerto de la CDMX habrán de pagar durante 19 años la deuda de 6 mil millones de dólares de bonos y 30 mil millones de pesos de certificados fiduciarios. Esa TUA es la segunda más cara del mundo, luego de Heathrow en Londres. Realmente, nosotros, el pueblo sin adjetivos, receptores de opiniones encontradas, ajenos a complejos estudios técnicos, de acuerdo con los datos recolectados, pretendemos que el gobierno sea coherente en la ubicación del nuevo aeropuerto y que quienes discrepemos de Sta. Lucía no seamos calificados de adversarios de la 4T, ni enemigos de la honestidad.

AMLO informó: Reducción del robo de combustibles en 94%. Ahorro total gubernamental por 113 mil millones de pesos. 7% creció la inversión extranjera. Más reservas monetarias, más remesas y mayor recaudación impositiva. 300 mil empleos creados de enero a mayo. 7 millones de adultos pensionados. Ni corrupción —para diciembre quedará erradicada—, ni nepotismo, ni amiguismo, ni influyentismo. Menor inflación. Bolsa de valores al alza. Desaparición del Estado Mayor Presidencial. Aprobación de la ley de austeridad republicana. Cancelación de la reforma educativa. Se suprimieron pensiones a expresidentes. Cancelación de seguros y prebendas médicas a altos funcionarios públicos. Precios energéticos estables. Compra consolidada de medicamentos. Gastos de publicidad al 50%. Suspensión compras de equipos de cómputo. Impuestos inalterables en términos reales.

Los informes políticos tienden a resaltar aciertos, emplear medias verdades e ignorar yerros y omisiones. Es así como los adversarios de AMLO muestran otros datos: Irreversible error histórico el haber cancelado el NAIM de Texcoco imponiendo el aeropuerto en Sta. Lucía, la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya. Inversión frenada. Decrecimiento económico con riesgo de recesión. Desplome de empleos. Calificadoras internacionales redujeron nota y perspectivas de Pemex. Pesimista pronóstico de crecimiento sobre el PIB. Dejemos de ser adversarios, de etiquetarnos y denigrarnos, seamos ciudadanos sin adjetivos.


Analista político

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN