México: experto de clase mundial

Irene Levy

Yo estoy muy contenta, no sé usted. El gobierno de México se ha convertido, en unos meses, en un experto en todo: construcción de aeropuertos, refinerías y ahora también en la prestación de servicios de telecomunicaciones. Somos los mejores, ni las cuatro empresas más reconocidas del mundo en la construcción de refinerías saben más que nosotros, no, qué bárbaros, cómo rechazan un proyecto tan viable como el planteado por la Secretaría de Energía y pretenden cobrar el doble de lo ofrecido y terminar en más del doble de tiempo. Nosotros les demostraremos que como México no hay dos. Será la mejor refinería de todos los tiempos.

En el tema aeroportuario también se equivocan. Mitre y IATA están mal. Los aviones se repelen y los cerros desaparecen. Santa Lucía es la mejor opción. Además, nuestro heroico Ejército lo construirá con toda esa experiencia de clase mundial que arrastra en el diseño y levantamiento de aeropuertos civiles.

La última noticia sobre esta bendición de regresar al Estado todólogo, es que también será el gobierno el que preste servicios de internet en todo nuestro gran país. Una bendición. No dormí de la emoción; pensar que toda esa fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad finalmente será modernizada y utilizada. También imaginaba yo qué fácil y barato será llevar fibra y antenas a todo el territorio nacional, por qué no lo habrán hecho antes, me preguntaba, y de plano no encuentro la respuesta, qué tontos hemos sido, tan fácil y económico que es que el gobierno construya la red y preste los servicios, cómo no se nos ocurrió antes. Maldito neoliberalismo que modificó la Constitución y le quitó a la CFE la facultad de prestar servicios de telecomunicaciones, con toda esa experiencia que tiene en la materia y la eficiencia que la caracteriza.

Las empresas de telecomunicaciones no tendido redes en el desierto de Sonora ni en la Sierra Madre, feas, malas, son del demonio. Solo 25% del territorio tenía cobertura de internet en marzo de 2019 y ahora, en dos meses, hemos disminuido a 20%, una situación extraña y grave porque no se conocen las causas de tal caída en tan poco tiempo.

Para concluir, le digo que también me hace muy feliz poder conocer, con un click, toda la información. La transparencia ha llegado para quedarse, eso que ni qué. Conocemos todo del proceso de compra de pipas, los proyectos realizados para concursar la refinería y las razones que argumentaron los ineficientes e incapaces participantes; los estudios de la construcción del aeropuerto, y ahora, rápidamente, la SCT de Jiménez Espriú, puso a disposición de la población los mapas de cobertura, cronograma, costos y soluciones tecnológicas que utilizarán para cubrir toditito el territorio de México. También creo que deberían modificar la ley para eliminar la maléfica figura de licitación pública que solo ha servido a los conservadores para robar. Mejor hagamos todo por adjudicación directa, ni la invitación restringida vale la pena, no vaya a ser que se pongan de acuerdo entre ellos o nos engañen, elijamos a uno y con ese nos vamos, con el ojo que tienen nuestros nuevos funcionarios públicos no vale la pena tardarse en tanto trámite.

Pero deje usted la transparencia, me fascina la complejidad de la información que el gobierno nos ofrece todos los días porque nos hace reflexionar, hacer cálculos y desarrollar la mente. No, no son ni errores ni inconsistencias, son acertijos de la más alta sofisticación que buscan que la población amplíe sus facultades de análisis. Por supuesto yo estoy muy agradecida porque ahora debo encontrar la respuesta que me permita conciliar lo dicho en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) respecto a la cobertura de servicios de banda ancha en la población y las metas planteadas, frente a lo anunciado antier por el presidente, con el nuevo grado de complejidad que le comentaba sobre la misteriosa disminución de cobertura en 5% en unas semanas. Adicionalmente, este gobierno es grandioso porque te permite interactuar y crear tu propio PND: dejaron incompletas varias de las metas, aparecen cortadas en el texto publicado para que uno mismo vaya llenando el Plan durante el sexenio, me gusta porque eso es participación ciudadana. Estoy muy feliz.

Presidenta de Observatel, profesora
de la UIA, miembro del CPC del
SNA. Este artículo refleja su posición
personal @soyirenelevy

TEMAS RELACIONADOS

Comentarios