Se encuentra usted aquí

Ganar más que el presidente

07/01/2019
04:18
-A +A

El tema de las remuneraciones de los servidores públicos federales está lejos de solucionarse. Hay varios frentes abiertos y las dudas sobre cómo deben interpretarse las normas respectivas, aumentan. Todo este tema de los salarios topados a lo que gana el Presidente proviene del artículo 127 constitucional, que dispone que ningún servidor público puede recibir remuneración mayor a la establecida para el Presidente de la República en el presupuesto correspondiente. De este artículo surgió la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos de noviembre de 2018 que detalla el tema, pero su aplicación fue suspendida por el ministro Pérez Dayán como consecuencia de las acciones de inconstitucionalidad promovidas por el Congreso y la CNDH.

De cualquier forma, esto no impidió que en el Presupuesto de Egresos 2019 (PEF), se aplicará directamente el artículo 127, y así se toparon todos los salarios a los 108 mil pesos mensuales de López Obrador, con excepción del Poder Judicial. En ningún caso se tomó en cuenta la salvedad establecida en la propia Constitución para los servidores que llevan a cabo un trabajo técnico calificado o por especialización en su función, y que les permite tener una remuneración igual o mayor que su superior jerárquico, sin exceder la mitad de la remuneración establecida para el Presidente, es decir, hasta el 150% de su salario.

Remuneraciones y organismos autónomos. La semana pasada, dos organismos autónomos, el Banco de México y la Comisión Federal de Competencia Económica, promovieron sendas controversias constitucionales contra la Ley de Remuneraciones, a fin de que la Corte aclare cómo debe interpretarse el asunto del límite salarial —y otros temas— pues algunos de estos organismos consideraron, y con razón, que varios de sus funcionarios se sitúan en la excepción de especialización que menciona la Constitución, pero el PEF no tomó en cuenta sus consideraciones. Veamos qué determina la Corte, lo cierto es que la ley deja muchas dudas, no dispone de un procedimiento para la calificación de trabajo especializado y tampoco señala quién define la lista de los funcionarios a los que debe aplicarse las excepciones, y que lo haga Hacienda o la Cámara de Diputados de manera discrecional no da certidumbre a nadie y menoscaba su autonomía.

Remuneraciones y Servicio Exterior. Otro de los conflictos que está produciendo el esquema de remuneraciones es el relativo a los diplomáticos mexicanos, no solo por su salario, al que tampoco aplicaron la excepciones de especialización, sino sobre todo por el tema de los apoyos para su vida fuera del país: renta, colegiatura, transportes, comunicaciones. Este es un caso especialmente sensible por diversas razones, entre otras, porque hay convenciones internacionales sobre el trato que debe darse a los diplomáticos y también porque no es lógico dar el mismo tratamiento económico a los funcionarios de Tokio, de Honduras o de Toronto. Esta semana se reunirán embajadores y cónsules con las autoridades de la SRE, hay que estar pendientes de lo que ahí se acuerde, en todo caso la diplomacia en México podría entrar en crisis si no se soluciona esta situación a la brevedad.

El sueldo del Presidente. ¿Por qué 108 mil pesos mensuales y no 400 mil ó 50 mil? Actualmente la determinación de este salario es del Presidente de la República, vía la elaboración del PEF, con aprobación de la Cámara de Diputados que controla Morena. ¿Es mucho o poco 108 mil pesos? La cuestión es si esta decisión debe ser arbitraria, tomando en cuenta que se trata del tope de lo que el resto de los servidores públicos ganan. ¿Qué pasaría si en diciembre de este año el Presidente López Obrador decide bajar aún más su salario y lo fija, digamos, en 60 pesos mil mensuales? Me parece que sería conveniente señalar un parámetro mínimo, o bien criterios objetivos que permitan establecer un monto realista, justo, retributivo y digno que reconozca la función pública, de lo contrario todos los servidores públicos estarán, al menos los próximos años, a merced de la voluntad de una sola persona.

 

 

Presidenta de Observatel, profesora de
la Universidad Iberoamericana, miembro
del Comité de Participación Ciudadana
del SNA. Este artículo refleja su
posición personal @soyirenelevy

Presidenta de Observatel y profesora de la Universidad Iberoamericana. Esta columna refleja la posición personal de la autora y no necesariamente de Observatel. [email protected]