25 | MAR | 2019

Frena Quintana Roo desalojo irregular de hotel en Tulum

01/01/2017
17:43
Adriana Varillas / corresponsal
Cancún, Q. Roo.
-A +A
Un grupo de choque armado con palos, machetes y piedras intentó desalojar el hotel “Posada Lamar”, en Punta Piedra

Un grupo de choque, armado con palos, machetes y piedras, intentó desalojar irregular e infructuosamente la Posada Lamar, un hotel de 10 habitaciones localizado en la carretera Bocapaila, en la zona costera de Punta Piedram, Tulum.

Para expulsar ayer a los 50 sujetos, contratados presuntamente por un joven identificado como Óscar Villarreal Martínez, quien se asume como dueño del predio, se requirió de la intervención de elementos de la Policía Ministerial provenientes de Cancún, enviados por el gobierno del estado, indicó Eddie Villareal, integrante de la Asociación de Colonos de Tulum.

En entrevista, el empresario y pionero de Tulum, narró que el propietario de “Posada Lamar”, Mario Linares, tuvo que pedir auxilio de autoridades estatales, para sacar del hotel a los desconocidos, ya que la Policía municipal estuvo a punto de respaldar el desalojo por orden de la alcaldesa Romalda Dzul Camal.

Eddie Villareal relató que la edil ha sido convencida, bajo engaños, por Óscar Villareal, quien se ampara en la posesión de escrituras que se encuentran viciadas de origen, porque emanan de aquellas que fueron canceladas por un juez en 1985.

“Esas escrituras que exhibe Oscar Villarreal y a través de las cuales engañó o convenció a Romalda Dzul son falsas. Están viciadas de origen. Él se las compró a José María Garza Ponce, pero fueron canceladas hace más de 30 años”, indicó.

El 18 de diciembre de 2014, el Juzgado Primero Civil radicado en Playa del Carmen emitió sentencia con relación al caso, debido a que Garza Ponce reclamaba la posesión del predio en donde se ubica Posada Lamar.

“El predio que reclama el señor Garza Ponce, emana de un inmueble cuyo asiento fue cancelado en 1985, de Antonio González Avilés, por lo tanto se extingue el derecho de propiedad de los títulos; no obstante que, el señor Garza Ponce, presenta escrituras públicas registradas 5680 y 5726 inscritas en el registro ´público”, se indica en dicha sentencia.

En términos más sencillos, originalmente, los títulos de propiedad que poseía Antonio González Avilés, que fueron vendido a Garza Ponce, quedaron cancelados desde 1985, por tanto, sus escrituras no son válidas, pues poseen un vicio de origen.

“Oscar Villarreal le fue con el cuento y las pretendidas escrituras a la alcaldesa, para fundamentar el desalojo de la propiedad de Mario Linares”, sostuvo el entrevistado.

Con ese mismo argumento, sujetos con machetes y palos se presentaron a finales de noviembre pasado al hotel Kin Ha, a un costado de Posada Lamar y lo desalojaron, lo que motivó la presentación de denuncias penales ante el Ministerio Público, en Tulum.

“Estos dos casos, junto con el hotel Hemminway, emanan de los mismos títulos de propiedad de Gonzáles Avilés, que están cancelados por orden de un juez”, manifestó Eddie Villareal, quien no duda en calificar lo ocurrido en Tulum como “el fraude más grande en la historia de México”, pues involucra a 33 hoteles y 16 predios costeros, con valor de 500 millones de dólares.

Sobre Óscar Villarreal, confirmó que se trata del mismo joven originario de Monclova, Coahuila, quien es señalado por enfrentar cargos por fraude y lavado de dinero en los Estados Unidos, en perjuicio de 50 inversionistas de aquel país.

pmba

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios