16 | JUL | 2019
Vicente Gutiérrez Cacep, dueño de la Hacienda Jesús María, asegura que en el pasado los productores de cacao incluso seleccionaban el fruto (LUMA LÓPEZ)

Cacao. ¿Segundo auge o trampa gourmet?

05/12/2016
04:30
Leobardo Pérez Marín / Corresponsal
-A +A
En crisis por la caída del precio del petróleo y el desempleo, los tabasqueños voltean al campo y la posibilidad de exportar la planta

Comalcalco

El cultivo de cacao ha traído un respiro a Tabasco, en medio de una crisis petrolera y desempleo, ahora vive un segundo “boom”, luego de que en la década de los 90 este estado del sureste Mexicano fue el principal productor, con cifras de hasta 80 mil hectáreas de siembra al año.

Históricamente la mayor producción de esta semilla se ha concentrado en tres municipios: Cunduacán, Comalcalco y Cárdenas, ubicados en la zona de la Chontalpa, un corredor de haciendas cacaoteras que pasaron a ser museos y atractivos turísticos. Sin embargo sus dueños han regresado la mirada al campo; no sólo ven la oportunidad en las exportaciones sino en la misma elaboración de productos gourmet, debido a que el gobierno les vendió esta idea con la creación del Festival del Chocolate en el 2010 y que este año celebró su séptima edición.

Luis Leyva de la Fuente, jornalero de Comalcalco, de 85 años años, cuenta a EL UNIVERSAL que antes se podía vivir de la siembra de esta semilla, que habían haciendas extensas, pero las promesas de una mejor vida trabajando en las compañías petroleras y la plaga llamada moniliacis acabo con ellas; las plantaciones fueron derribadas para dar paso al cultivo de la caña y papaya, hoy dice están arrepentidos.

“Pues lo dejaron de cultivar; el cacao empezó a tener enfermedades y la gente se empezó a desilusionar y lo peor es que en lugar de cultivar el cacao al machete como se hacía, le empezaron a meter mata monte (insecticida)”.

Parado frente a las plantaciones de la hacienda donde trabaja, don Luis afirma que sí hay un buen panorama para el cacao:

“El cacao tiene futuro lo que pasa es que lo cultiven, es el futuro de la nación o del estado. Vamos a suponer que este señor tiene 80 trabajadores, los mantiene del cacao; aquí todos los trabajadores que viven comen del cacao”.

De aquellas extensiones de cultivo sólo quedan matorrales, o los terrenos fueron ocupados para la construcción de ranchos y zonas habitacionales. Ya no se alcanzan a ver las matas de cacao desde la carretera, de algunas haciendas solo quedan casas abandonadas.

Vicente Gutiérrez Cacep, dueño de la Hacienda “Jesús María”, coincide con don Luis en que las nuevas generaciones no vieron en el campo un modo de vida, pues emigraron a la ciudad y dejaron que las plantaciones se perdieran.

“Se ha pulverizado la tierra, han ocurrido fenómenos, al principio vamos a remontarnos años atrás cuando la vida era más lenta, los productores de cacao se daban su tiempo para seleccionarlo. Pero de repente llaga una compañía que le decimos Pemex, y empieza a ofrecer empleos mejor remunerados con menos trabajo, entonces la ley del menos esfuerzo hace migrar a mucha gente hacia esas compañías”.

Y agrega: “Y ahí viene la primera generación, el papá se queda en casa y el hijo se va a trabajar a Petróleos Mexicanos, el hijo, quien busca mejor vida, llega a la ciudad y olvida al viejo”.

Lo que era una mina de oro se convirtió para 2002 en puro cascarón: la producción cayó de 80 mil a 60 mil hectáreas en una primera crisis hasta acabar en 20 mil. Sin embargo, las 22 uniones de productores que hay en Tabasco se negaron a desaparecer y buscaron apoyo del gobierno estatal y federal, logrando rescatar el sector; ahora tienen 40 mil hectáreas que produce cerca de 18 mil toneladas.

“Vamos a regresar a un nuevo auge, como un ave fénix, resurgir de entre las cenizas porque estábamos desmotivados en el cultivo, en la lona”, refiere el Presidente de la Unión Nacional de Productores de Cacao, Esteban Elías Avalos. Reconoce que con el paso del tiempo, las nuevas generaciones se han olvidado de cultivar el suelo, por eso es importante la motivación.

el_boom_del_chocolate_gourmet_mexicano_38314364.jpg

Alternativa de desarrollo

El cultivo de esta planta se ha convertido en una alternativa ante la caída de los precios del petróleo y la pérdida de empleos, pues no sólo su comercialización es una opción, sino que aprovechan las fincas para realizar rutas turísticas en las que explican a los visitantes el proceso e historia de la planta, que se utilizó como moneda de cambio y como alimento en la época de los olmecas y que con el paso del tiempo fue exportado a Europa. En la actualidad, el mayor productor es Costa de Marfil, con 38 % de la producción mundial, México sólo alcanza 2%, y Tabasco es el principal estado productor.

Las autoridades insisten en que se debe despetrolizar la economía del estado y fortalecer la agroindustria, por lo que el 26 de agosto de 2013, el secretario de Desarrollo Agropecuario, Forestal y Pesca (Sedafop), Pedro Jiménez León —a inicio de la administración de Arturo Núñez— solicitó la Declaración General de Protección de la Denominación de Origen “Cacao Grijalva”.

Para lograrlo se aportó información de la cual destacan los documentos Caracterización de las Variedades de Cacao en Tabasco, elaborado por el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias. (INIFAP); Diagnostico del Cacao en México, realizado por la Universidad Autónoma de Chapingo y El Cacao Theobroma Cacao l en Tabasco, del Centro de Investigación Regional del Golfo Centro de Campo Experimental Huimanguillo Tabasco y el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias.

Luego de tres años, el pasado 29 de agosto se le otorgó “al reunir todas las condiciones necesarias para el óptimo crecimiento de las plantaciones, también ofrece los mejores entornos para el desarrollo de los frutos y sus características más deseables de sabor y aroma”, señaló el comunicado oficial.

El Cacao Grijalva se sumó así a las 14 denominaciones de origen ya existentes: Tequila, Mezcal, Olinalá, Talavera, Bacanora, Ámbar de Chiapas, Café Veracruz, Sotol, Café Chiapas, Charanda, Mango Ataúlfo del Soconusco de Chiapas, Vainilla de Papantla, Chile Habanero de la Península de Yucatán y Arroz de Morelos.

El titular de Sedafop defiende esta designación y afirma que se vive un segundo auge. “Hay un repunte, es un segundo auge. Hay un grupo de productores que quieren volver a sembrar cacao, y con los premios obtenidos por los chocolateros tabasqueños sin duda está repuntando. Tenemos un grano de calidad y hay que certificarlo y por eso iniciamos el proceso para obtener la determinación de origen”, refiere.

Pero para el empresario y productor Vicente Gutiérrez Cacep, esta denominación no ayudará en mucho debido a que sólo se tiene el nombre y ahora se necesitará una mayor inversión para poder cosechar el tipo de cacao que se requiere. “Está la marca Grijalva, pero únicamente tenemos la declaratoria, haz de cuenta que ya tenemos el cascarón, ahora tenemos que construir adentro todo bien para que valga la pena el cacao, porque si tú vas y preguntas ahorita qué es un cacao Grijalva nadie te sabe explicar”.

Dice que el término Grijalva pudo haber sido cambiado por otro, “Yo leí toda la declaratoria, me la sé porque me la están preguntando y nosotros participamos actualmente en las cuestiones de normatividad nacionales e internacionales, sabemos lo que es una denominación de origen y lo que vale, lo que cuesta”, explicó el empresario que tiene la producción de uno de los chocolates de más alta calidad en la región, que con su iniciativa logró despuntar en medio de la crisis que se vivió hace 15 años.

el_boom_del_chocolate_gourmet_mexicano_38314325.jpg

Productos artesanales y cacao “pirata”

Y así el cacao viene a vivir su segundo “boom”, que llega de la mano de los productos gourmet, pero este, dice el presidente de la Unión Nacional de Productores, es sólo un nicho pequeño, no se puede apostar a este rubro, sino a las grandes producciones para poder exportar.

En ese mismo sentido se pronuncia Gutiérrez Cacep, quien reconoce el interés de los gobiernos por impulsar la producción a través de festivales y promociones turísticas; sin embargo, el futuro está en darles la oportunidad a los morraleros de hacer sus propios productos, de enseñarlos a procesar la semilla.

“No podemos ofrecer mucho porque lo tenemos que trasladar nosotros a la conciencia de todos los productores de cacao y que vayan haciendo y hacer un grupo para vender, yo veo esto, que mucha gente va a venir a comprar terrenos aquí y los productores de cacao nos vamos a volver empleados de ellos”, advierte.

Ahora el problema que enfrentan los productores del estado es la entrada del cacao “pirata”. De acuerdo con el dirigente del sector, Esteban Elías Ávalos está llegando de manera ilegal a Tabasco toneladas del producto proveniente de África y luego se vende en otros estados haciendo creer que es cultivado en la entidad.

“Es un cacao pirata, que tiene mal olor y lo venden como si fuera cacao tabasqueño, muchas veces lo traen de países africanos y allá el proceso de fermentación lo hacen en un hoyo en la tierra y eso le da un mal olor”, denuncia.

Para don Luis el suelo de Tabasco esta bendecido, porque a pesar de la contaminación de empresas petroleras, siguen siendo el mejor lugar para sembrar cacao, es de las pocas regiones en el país que todavía puede celebrar el Día Mundial del Suelo.

 

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios