22 | MAR | 2019
Un grupo de vendedoras y canasteras protagonizó un incidente en el cual una mujer se desmayó

Blindan contra ambulantaje mercados de Tuxtla Gutiérrez

27/12/2016
17:44
Oscar Gutiérrez / Corresponsal
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas
-A +A
El resguardo policíaco, que se extiende por varias cuadras, ha derivado en conatos violentos entre elementos y ambulantes que insisten en ocupar sus espacios comerciales

Policías estatales, municipales y de empresas privadas mantienen desde hace siete días un “blindaje” de seguridad en los mercados Juan Sabines y Rafael Pascacio Gamboa y calles del centro de Tuxtla Gutiérrez, para impedir el reinstalación de vendedores ambulantes desalojados por la fuerza pública el pasado 21 de diciembre.

El resguardo policíaco, que se extiende por varias cuadras, ha derivado en conatos violentos entre elementos y ambulantes que insisten en ocupar sus espacios comerciales, como el ocurrido anoche donde una mujer cayó desmayada en medio del alboroto.

Mujeres comerciantes ambulantes encararon a las autoridades locales por considerar que el desalojo de las aceras y vías públicas es un atropello a sus derechos ya que, aseguran, disponen de permisos para realizar sus transacciones, las cuales constituyen su único modo de ingresos económicos para sustentar a sus familias.

Por muchos policías que imponga el presidente Fernando Castellanos Cal y Mayor para resguardar la zona, “el hambre y la necesidad nos harán volver”, advirtió Elsa, una de las vendedoras de elotes asados.

Mercedes Ortega, al frente de un grupo de ambulantes, dijo que su grupo lo integran unas 500 personas que cuentan con permiso para realizar comercio en las calles desde 2005, cuando el entonces alcalde tuxtleco Juan Sabines Guerrero les concedió la autorización para sus actividades, después de un censo integrado, principalmente por madres solteras, viudas y mujeres de la tercera edad en condición de pobreza.

Afirmó que el gobierno municipal se comprometió que no los sacaría del centro de la ciudad, pero incumplió; ahora ni siquiera podemos vender en las tardes, “así que de qué vamos a alimentarnos, de dónde les daremos de comer a nuestras familias”.

Nosotros no somos líderes que tienen casa y carros, vivimos al día, si apenas ganamos 80 o 100 pesos diarios, de sol a sol, porque nuestra venta es de elotes asados, esquites en vasos, dulces típicos, artesanías y productos tradicionales que no afectan los giros y los ingresos del comercio establecido, sostuvo María Guadalupe, otra de las vendedoras y madre de tres menores.

“Qué quiere el gobierno, que vayamos a vender a esquites a los libramientos sur y norte, o a la central de abastos, donde nos quiere reubicar, que acaso alguien que irá a comprar un elote hervido o un esquite hasta esos lugares”, cuestionó.

El ayuntamiento de la capital de Chiapas aseguró que contra el ambulantaje no habrá tolerancia, ni contra ninguna persona, grupo u organización que pretenda utilizar las calles céntricas o las aceras anexas a empresas o centros comerciales.

Para impedir que el ambulantaje copé los alrededores de los mercados y el primer cuadro de la ciudad, el gobierno implementó un operativo permanente integrado por policías estatales, municipales y más de 300 elementos de seguridad privada, en los cuales participan personas de diferentes colonias populares y estudiantes en vacaciones.

El blindaje policíaco establecido en esquinas y alrededor de decenas de cuadras ha derivado en conatos de violencias entre elementos y ambulantes que insisten en ocupar sus espacios de comercialización.

Anoche un grupo de vendedoras y canasteras protagonizó un incidente en el cual una mujer cayó de bruces y se desmayó por el impacto en medio de la multitud.

Decenas de mujeres se congregaron en un acceso del mercado Juan Sabines donde a gritos reclamaron la presencia policíaca. En un video se observa como la mujer arroja agua o líquido de un recipiente a un agente policíaco que enmarcaba la valla con escudos antimotines.

Las inconformes dijeron que al verse acometido el policía le lanzó un puñetazo a la mujer y que ésta cayó inconsciente a un lado de la cuneta de la calle; el gobierno municipal aseguró que en la zacapela la manifestante resbaló y cayó de bruces contra el asfalto.

Las fiestas de Navidad en los mercados principales y el centro de Tuxtla Gutiérrez estuvieron blindadas por la policía para evitar el retorno del ambulantaje, y es probable que el resguardo permanezca durante la Noche Vieja y el Año Nuevo.

afcl

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios