Suscríbete

La ofrenda en memoria de los 10 normalistas

En la escuela Raúl Isidro Burgos recuerdan a alumnos, quienes murieron en contexto de protestas contra el gobierno

Estados 01/11/2016 01:31 Vania Pigeonutt / corresponsal Actualizada 01:31

Chilpancingo.— Estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa Raúl Isidro Burgos recordaron con ofrendas a 10 de sus compañeros, fallecidos en un contexto de protestas contra el gobierno estatal; ocho de ellos a balazos, dos atropellados.

Los altares fueron colocados en la explanada de la escuela, donde también se ubican las 43 butacas con las fotografías de los desaparecidos el pasado 26 de septiembre de 2014 en Iguala.

A un lado de los nombres y las veladoras, los estudiantes colocaron fotografías de “los verdugos de Ayotzinapa”, políticos a quienes les atribuyen los hechos en los que han perdido la vida sus compañeros.

Ernesto Guerrero, secretario General de la Normal, aseguró que en vísperas del Día de Muertos quisieron realizar las ofrendas “recordando toda la historia que ha estado manchada en sangre de esta institución, ofrenda que fue dedicada nuestros compañeros caídos”.

Los 10 normalistas se toman en cuenta desde el 12 de noviembre de 1988 hasta el 4 de octubre de 2016, explicó el secretario.

Juan Manuel Huikán Huikán, asesinado extrajudicialmente por la extinta Policía Judicial mientras protestaban contra la eliminación del bachillerato tecnológico en 1988. Gabriel Echeverría de Jesús y Alexis Herrera, quienes fallecieron el 12 de diciembre de 2011 en la Autopista del Sol, muertos a balazos en un desalojo violento en el que participó la Policía Federal y la Ministerial del Estado.

Freddy Vázquez y Eugenio Tamarit Huerta, quienes murieron el 7 de enero de 2013, atropellados por un tráiler que se salió de control sobre la carretera federal Acapulco- Zihuatanejo, a la altura de Atoyac.

En otras ofrendas había fotografías de Julio César Ramírez Nava, Daniel Solís Gallardo y Julio César Mondragón Fontes, normalistas asesinados hace 25 meses en Iguala, el día de la desaparición de sus 43 compañeros cuyos padres exigen su presentación con vida.

Un altar fue quitado al final en la cancha techada donde está la ofrenda a los desaparecidos, en la cual se leían los nombres de Jona- than Morales y Filimón Tacuba, normalistas asesinados, en lo que la Fiscalía General del Estado dijo, fue un asalto, pero que en la institución siguen sin creer.

“Son 10 caídos a manos del Estado, 10 compañeros que no se nos olvidan y que quizá en 1988 nosotros ni nacíamos, pero es por esa sangre que ha sido derramada, que la normal de Ayotzinapa, sigue en pie”, dijo el estudiante que aseguró ninguna de esas muertes han sido aclaradas.

Comentarios