"A las niñas gordas nadie las quiere"

El gobernador de Nuevo León, se refirió así a las menores que se embarazan

Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León, también hizo ayer alusión al problema de la obesidad infantil (EMILIO VÁSQUEZ. EL UNIVERSAL)
Estados 14/06/2016 03:40 David Carrizales / Corresponsal Actualizada 10:16
Guardando favorito...

Monterrey.— “A las niñas gordas no las quiere nadie”, dijo el gobernador Jaime Rodríguez Calderón, al llamar a los padres de familia para que hablen con sus hijos e hijas adolescentes, para evitar los embarazos no deseados.

El Bronco se refirió de esa manera al hablar de que a las jovencitas les empieza a crecer el estómago y los chamacos que tienen por pareja “se van a buscar otra”.

Recordó que cuando fue alcalde de García, promovió un programa de prevención de embarazos no deseados. “¿A poco ya en la calentura puedes decir, espérame tantito voy a la farmacia por un condón?”.

Agregó que como esto no ocurre en la realidad, es mejor que nosotros como padres, les digamos a nuestras hijas: “Mira, ven acá, a una niña gorda no la quiere nadie, sí, es duro, pero lo va a entender”.

Además, dijo: “Imagínate, el chamaco de 15 años que embaraza a una niña, cuando ve que le empieza a crecer el estómago, ese joven se busca otra, por qué no se los decimos, tienes que comentarlo”.

El Bronco señaló que “estas son cosas que tenemos que explorar porque, si no, vamos a tener enormes problemas en el futuro, pues, por ejemplo, más de 70% de la población penitenciaria es de menores de 22 años”.

Por ello pidió a los padres que a la hora de la cena “platiquen” con sus hijos. Aseguró que de los 94 mil niños que nacen cada año en Nuevo León, 30 mil son de madres menores de 15 años; y una mujer de esa edad “no va a poder ser mamá”.

Resultado de esa situación, dijo El Bronco, “tenemos miles de niños criados por la abuela”.

Durante su mensaje, también hizo alusión al problema de la obesidad infantil y comentó que esto sucede porque los padres les dan todo.

Les preguntó a los asistentes cuántos tenían un hijo gordito. “Levanten la mano, sin vergüenza, yo tengo uno, y qué tiene”. “Ay, qué bonito, está gordito, cómprale una hamburguesa, dulces, paletas, cómprale todo porque está bonito y está cachetoncito, sí, pero le estamos haciendo un daño”, dijo.

Temas Relacionados
“El Bronco”
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Newsletter Al Despertar

Inicia tu día bien informado con las notas más relevantes

Al registrarme acepto los términos y condiciones