Suscríbete

Obra negra: En el abandono, atención médica y turística

En Yucatán, un Palacio Maya y dos hospitales son herencia de tres sexenios; los proyectos presentan avance lento

El presupuesto para la construcción del Hospital de Ticul se estimó en mil 173 millones de pesos; sin embargo, la obra fue detenida por falta de recursos (LORENZO HERNÁNDEZ)
Estados 13/10/2015 03:40 Yazmín Rodríguez / Corresponsal Actualizada 04:24
Guardando favorito...

Mérida

La construcción de dos hospitales y el Palacio de la Civilización Maya forman parte de las obras que han generado polémica en Yucatán, pues han tenido inversiones millonarias —cerca de mil 700 millones de pesos entre las tres— y su conclusión se ha postergado al grado de que en algunos casos las edificaciones no llegan ni a 60% de avance, a pesar de que los proyectos han sido analizados hasta en adminstraciones estatales.

Uno de estos proyectos es el Hospital General de Tekax, cuya planeación se dio a conocer hace 10 años y la construcción inició en 2006.

Hasta el momento, se han invertido en esta construcción arriba de 100 millones de pesos, sin considerar los costos de mobiliario y de equipo médico.

Incluso, el abandono parcial de las instalaciones en Tekax ha sido motivo de enfrentamientos políticos entre los ex gobernadores Patricio Patrón Laviada, del PAN, e Ivonne Ortega Pacheco, del PRI.

El panista asegura que dejó dinero suficiente en 2007 —cuando concluyó su gestión— para continuar la obra y acusa al gobierno priísta de malversar esos fondos; en respuesta, la ex mandataria afirma que la obra “fue mal planeada y con deficiencias”, por lo que la Secretaría de Salud federal del saliente gobierno de Felipe Calderón Hinojosa no le autorizó el presupuesto necesario para concluirla.

En tanto, la semana pasada el actual gobernador, Rolando Zapata Bello, anunció que la construcción continuará y se tiene prevista la inauguración para el próximo año.

En 2007 se informó que la obra costaría, en su primera etapa, 19.8 millones de pesos, aunque en la actualidad el costo supera los 100 millones de pesos, pues para concluirla se requieren alrededor de 80 millones de pesos más.

Ticul, en espera de centro de salud

En el caso del Hospital de Ticul —municipio al sur de Yucatán—, la construcción se inició en 2012 bajo el esquema de Proyectos de Prestación de Servicios (PPS), pero se interrumpió por falta de recursos. Se informó que contaría con 90 camas y costaría mil 173 millones de pesos

El gobierno de Yucatán anunció que las obras se reanudarán; sin embargo, se hará una nueva licitación, pues se rescindió el contrato original con la empresa constructora por no entregar los trabajos a tiempo.

En este municipio, la población ha protestado por el paro de la obra, porque consideran que “la salud es lo más importante”.

La señora Elóida María Uicab Pérez relata que tienen muchos años esperando que se termine el centro hospitalario, pues le cuesta mucho trabajo acudir a otros municipios para recibir atención médica.

“Ya no sabemos a quién creerle, porque dicen que siempre sí, pero el caso es que no vemos que avance mucho la obra”, expresa.

Una especie de Disney maya

En Yaxcabá, al oriente del estado, el llamado Palacio de la Civilización Maya quedó inconcluso. La primera piedra de esa obra se colocó el 21 de diciembre de 2009, en el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco.

Según el proyecto, en 2014 el palacio tendría un avance de 60%, pero se ha mantenido sin mayores cambios, por lo que prácticamente se encuentra en obra negra.

El inmueble, concebido en un principio como la primera pieza de un “Disneylandia maya”, quedó abandonado y arrumbado desde de 2012, cuando concluyó el gobierno de Ortega.

Los 13 mil metros cuadrados ya construidos en el complejo, fueron invadidos por maleza y charcos en varias secciones.

La constructora Ingeniería y Desarrollo Inmobiliario de México se retiró del sitio y dejó el proyecto en manos del Patronato de las Unidades de Servicios Culturales y Turísticos (Cultur). El complejo se levantaría junto a un cenote

La inversión para este proyecto —planeado en tres fases— era de 450 millones de pesos, estaba prevista su conclusión en 2014.

Acerca de esta obra, el director del Patronato Cultur, dependencia responsable de las zonas mayas, Enrique Magadán Villamil, precisó que la actual administración estatal no tiene intención de que se convierta en un “elefante blanco”, por lo que buscarán reactivarla.

Sin embargo, aclaró que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) retomaría la obra, por lo que se encuentran en estudios para saber cuánto se requiere invertir.

Temas Relacionados
Monumentos al derroche
Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos