Engarza política y cultura
11 | DIC | 2019
“No hay mayor espectáculo en este país que la política”, dice Garza (izq.), quien fuera colaboradora de Pati Chapoy (CARLOS MEJIA. EL UNIVERSAL)

Engarza política y cultura

23/10/2016
00:10
Janet Mérida
-A +A
Mónica Garza tiene nueva temporada de sus Historias engarzadas

[email protected]

Para muchos el periodismo de espectáculos solamente tiene que ver con lo trivial y lo polémico, preguntas que no van más allá de cuantos kilos bajó una celebridad o quién es su nueva pareja sentimental, pero en este mar en donde lo que importa son los clics y la inmediatez, también hay periodistas y formatos que nadan contracorriente y abren la ventana de esta cancha fundamental para la sociedad: el entretenimiento. Porque sí, el entretenimiento está ligado a todo: a la política, al deporte, a la cultura y Mónica Garza ha tratado de marcar esa diferencia a través de Historias engarzadas.

Además, dice, “no hay mayor espectáculo en este país que la política, basta con voltear a ver lo que ocurre todos los días en la política para saberlo”. La diferencia, para ella, es que aquí hablamos de entretenimiento, porque es aspiracional.

“Es una fuente respetable, que haya medios que se fueron por otros caminos, ya son sus decisiones pero el problema es que somos lo que nos nutre, y no nada más a nivel comida, sí es una pena que estemos permitiendo que muchos opten por nutrir —en nuestro caso— al televidente o al lector de este tipo de comida contaminante de información”, dijo.

Tras 10 años de entrevistar lo mismo a políticos que deportistas y artistas y un receso de dos años, es que Garza regresó ayer a Azteca 13 a las 23:00 horas para compartir sus encuentros con personalidades como Ingrid Coronado, Roberto Sosa, Rebecca de Alba, Mauricio Islas y los Mascabrothers.

La conductora resaltó el valor de las entrevistas que incluso ha sido reconocido por periodistas como Héctor de Mauleón, columnista de EL UNIVERSAL, quien le confesó que en algunas de sus investigaciones recurrían a sus programas. Ella en este quehacer también ha cambiado, ya no es la mujer exigente con un cuestionario en mano para seguir al pie de la letra. Las entrevistas tienen vida propia y a veces la primera respuesta te lleva a una historia c diferente que la que habías planeado.

“Me considero tan o más rigurosa que cualquier otro reportero de cualquier fuente y ese rigor me lo dio el espectáculo. Es una fuente con la que una tiene que tener tanto cuidado y apego como con cualquier otra. Siempre he sido esa mezcla curiosa entre la noticia dura y el espectáculo, desde que estaba únicamente en el espectáculo me quería ir siempre a la nota dura, siempre quería como ‘solemnizar’ un poco eso y cuando estaba en las noticias era inevitable para mí regresar a la cancha del espectáculo porque ahí me formé y eso es algo que yo defiendo muchísimo”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios