Se encuentra usted aquí

La vida en rosa de Filippa

Giordano narra su vida en Puerto Vallarta como un cuento de hadas: se casó, tuvo dos hijos y prepara nuevo disco
Filippa vino a disfrutar de la playa con sus hijos Brando y Lyuma, quienes viven entre Italia y el resto del mundo (YADIN XOLALPA. EL UNIVERSAL)
14/12/2015
00:03
Erika Monroy
-A +A

[email protected]

Puerto Vallarta.— Filippa Giordano dice que esos programas de talentos que ahora están de moda requieren de cierta falsedad y ella no es de esas.

Según la italiana, sería una juez dura y exigente y esa imagen no le gustaría mucho a sus fans. “Yo estudié por muchos años música así que espero que los chicos esos hagan lo que a me costó tanto trabajo a mí”, dice.

De esta forma ha decidido no aceptar participar en ellos, porque quiere poder ser honesta y decir lo que le parece o no. La cantante hizo una pausa en su carrera artística para poder dedicarle tiempo a sus hijos y disfrutar su etapa de maternidad.

Filippa tuvo a sus mellizos hace casi dos años. Brando y Lyuma disfrutaron de su mamá al 100%.

“Ser una mamá después de los 40 pone todo tu mundo de cabeza y son cosas nuevas. Yo decidí dedicarme a ellos, amamantarlos y disfrutar de estos primeros años”, comentó la ojiazul durante su visita a esta ciudad.

En el destino jalisciense conoció a su ahora esposo y al tener esta relación, la italiana fue designada este fin de semana como embajadora turística de Puerto Vallarta para el mundo.

Y mientras se hace espacio para poder hablar con sus amigos sobre las bondades del puerto, Giordano prepara su nuevo material discográfico.

Tomando de inspiración las olas que rompen en la playa del Puerto, en donde a pesar del mal clima no le quitó el glamour a la italiana, el nuevo disco representará su parte maternal.

“Este es mi nuevo disco siendo mamá y quiero que esta faceta que me ha enseñado tanto sea parte de mi música”, dijo mientras la lluvia ligera caía.

De sombrero y trajes de lino y bordados, Filippa también posa con sus hijos, quienes viven entre Italia y el resto del mundo.

“No quería que crecieran entre ciudades, cambios de horario y aviones, porque eso es malo para ellos cuando son pequeños”, explica.

Y mientras ellos juegan con la arena ella habla con pasión en su papel de embajadora y asegura que no hay ningún contrato de por medio entre ella y el gobierno del municipio.

Giordano espera que el próximo año su disco esté listo y pueda retomar sus presentaciones en vivo.

Mantente al día con el boletín de El Universal