¡Trátala como a una reina!

Los restaurantes comerciales no son la única opción para esta fecha especial, casonas y haciendas preparan un menú único apegado al buen gusto y a diferentes presupuestos

Día de las Madres inolvidable
La Hacienda de Cortés tiene un jardín para comensales (YADÍN XOLALPA. EL UNIVERSAL)
Espectáculos 05/05/2016 00:01 Jesús Díaz, Humberto Montoya, Adrián Higuera y Gabriela Saldivar Actualizada 03:47

[email protected]

El arquetipo materno está presente de muchas formas. En nuestras raíces, en los rincones con tradición, en la vasta variedad de flora y lo que nos regala la Tierra. Todo aquello que simboliza vida, guía y protección nos recuerda a nuestra madre.

La celebración de su día no debería estar ajena a esta iconografía. Más allá de festejar en un restaurante de una cadena comercial, las madres son receptivas a sitios que preservan estas virtudes, quizá porque figuran en el estándar de calidad que privilegian en sus hogares: hermosos jardines, lugares con memoria, trato especial, sin perder de vista el buen gusto al paladar, con platillos tradicionales.

No es fácil cubrir estas expectativas. Por fortuna, la Ciudad de México alberga haciendas y casonas de estilos variados que pueden presumir el paso de los años de manera favorable. Son lugares con historia en cada rincón, esmero en los detalles, atención casi personalizada y un sabor inigualable.

La Hacienda de Cortés de Coyoacán es uno de ellos. Se ubica a unos pasos de la Plaza de la Conchinita, a donde llegó el conquistador español en agosto de 1521. Se dice que ahí se ofició la primera misa del corazón de la Nueva España. Hoy es un restaurante rodeado de jardines que disfrutará a cada paso y se alista para el festejo del 10 de mayo. También lo hace la Hacienda de los Morales, que presume buena cocina y espacios en la zona de Polanco. Estando ahí, uno puede imaginarse que por esos terrenos caminó Isabel de Moctezuma, heredera del linaje del emperador, y muchos actores de la vida política y cultural de México.

La Hacienda de Tlalpan, lugar de descaso de gobernantes y aristócratas del siglo XVI, prepara un abanico de sabores para esta fecha, con sus amplios jardines como marco que aún conservan fuentes y árboles centenarios.

¿Qué madre no quiere que se le trate como a toda una reina? No es necesario que llegue esta fecha para hacerla sentir así, pero este día hay opciones para reconocerla y sorprenderla. No sólo la arquitectura con toque colonial o inglés, los desayunos con música en vivo o cenas aderezadas con música de piano, harán que valga la pena invertir en algo que jamás olvidará.

Hacienda de Tlalpan. Lugar para rememorar

En la colonia centro de Tlalpan se encuentra una construcción del año 1737. La peculiar entrada de este edificio tiene forma ochavada, por lo cual se le conoce como La casa chata, y fue el lugar de descanso de gobernantes y aristócratas. En la actualidad se le conoce como la Antigua Hacienda de Tlalpan.

La arquitectura del restaurante está rodeada de amplios jardines que con fuentes, árboles y pavo reales que van de un lado a otro. Los platillos para el Día de las Madres son tradicionales en su carta, de entrada: escamoles al ajillo y sopa de fideo. Plato fuerte: pechuga de pollo hacienda (rellena de jamón y queso manchego, bañada en salsa de mango) y pechuga de pato en salsa de pera.

Además a lo largo del año, sin importar la temporada, podrás disfrutar de gusanos de maguey y los tradicionales chiles en nogada.

También en su menú encontramos vinos franceses, españoles, chilenos, italianos, champagnes, entre muchos otros.

Cuenta con cinco bares, dos comedores con servicio a la carta para 230 y 350 personas, dos terrazas, cinco salones privados como el salón pavos que cuenta con un vitral con pavorreales que están situados en el techo de la sala y que por la noche ofrece una iluminación muy especial.

Sir Winston Churchill´s. Con estilo inglés

Descrito por sus creadores como un oasis británico en medio de la Ciudad de México, este restaurante fue una mansión propiedad de don Cayetano Blanco Vigil y de su esposa Elena Sánchez Blanco. Los arquitectos Vicente Mendiola y José Mendoza Montenegro son sus creadores. Su original arquitectura viene de esos dos genios: Mendoza era reconocido por lo minucioso y ecléctico de sus diseños, mientras que Mendiola era un extraordinario acuarelista.

Fue en 1972 cuando el mexicano Rey Fernández y su esposa la inglesa Jane Pearson transformaron una hermosa mansión de estilo tudor británico en el restaurante Sir Winston Churchill's que se ha mantenido varias décadas.

La decoración de sus salones se distingue por su elegancia y lujo, con paneles de madera y sillones de piel, te transporta a un tradicional club londinense. Destaca su chimenea de ladrillo, clásica de las casas de campo inglesas, en cobre repujado, complementado el conjunto por una rueca, las armas, entre ellas un arcabuz y un corvillo, auténticas procedencias de la Torre de Londres. Su menú refleja la cocina tradicional de la vieja Inglaterra junto con la sazón de México, para este 10 de mayo se puede optar por las especialidades de la casa que son el filete Wellington con salsa de morillas silvestres, la sopa de cola de res, además de la rica variedad de postres hechos en casa que incluye el trifle de jerez y la ensalada César se prepara en su mesa al igual que el café irlandés.

Además el ambiente se complementa con la música en vivo del pianista José Calderón, lo que da el toque perfecto de intimidad.

El Mayor y Terraza. Perspectiva diferente

Existen dos sitios en el Centro Histórico que además de una buena comida cuentan con vista privilegiada.

El primero es El Mayor, que se ubica a un costado del Templo Mayor. En este restaurante podrás disfrutar de comida típica mexicana al mismo tiempo observar uno de los recintos arqueológicos más importantes de México; su opción para este 10 de mayo incluyen sus tradicionales chiles rellenos.

El segundo es el Terraza, en el Gran Hotel Ciudad de México.

El restaurante ofrecerá un brunch este fin de semana para que disfrutes con tu mamá, que incluye cortes de carne y una variedad extensa de ensaladas.

En el recorrido pueden aprovechar para ver el vitral Tiffany que data 1908 que se encuentra dentro del hotel que alguna vez fue un distinguido centro comercial. El sitio es una de las obras más representativas de la ciudad por tener en su arquitectura un claro reflejo de art nouveau.

Hacienda de los Morales. Paredes con historia

Es difícil imaginar que los terrenos de La Hacienda de Los Morales alguna vez fueron tierras para la crianza del gusano de seda.

Más tarde, en 1647, se inició la construcción de una finca que sus dueños llamarían San Juan de Dios de los Morales. El lugar continuó como la residencia hasta mediados del siglo XX y hoy, cuatro siglos después de sus inicios, es un centro de reuniones y restaurante de comida internacional.

El lugar puede presumir obras de grandes pintores José María Velasco y German Gedovius, pero también de un menú exquisito a cargo del chef Rodrigo Flores.

Para el Día de las Madres tienen preparado un evento en el jardín, con un menú de cuatro tiempos. Se puede optar por el lomo de salmón fresco en salsa de tamarindo y jengibre. Como postre destacan las crepas de queso en salsa de frutos rojos.

Hacienda de Cortés. Contacto con lo natural

Las paredes de colores son el marco de un pasillo único en su tipo, el de la Hacienda de Cortés de Coyoacán. Su historia como casona se remonta a los años 20, pero a cuatro siglos años atrás, el lugar albergó las caballerizas del conquistador que le da nombre.

Con extensos jardines, decoración colonial y un entorno agradable harán que lo único que tu mamá piense es en pasarla bien.

Aun cuando la entrada es grande, el interior del lugar oculta aún más grandes espacios como lo son el Salón Emperador o el Morelos, la Plaza de los Dioses, de las Flores y el bar Séptimo Cielo, entre muchos otros.

Cuando tu madre cruce esos pasillos, que lo mismo ha sido pisado por ex presidentes que ganadores del premio Nobel, como Rigoberta Menchú y Gabriel García Márquez, quedará gustosa; en especial con la Avenida de los Enamorados, un espaco lleno de flores, decoración mexicana y un ambiente relajado.

 Para este 10 de mayo tienen preparado un buffete para desayuno y otro para la hora de la comida, ambos contarán con música en vivo, platillos mexicanos variados y juegos infantiles.

Lo recomendable es hacer reservación para que al momento de llegar evites la espera y así puedas asegurar el lugar de tu mamá en uno de los restaurantes con más tradición de la zona.

Temas Relacionados
Dia de las madres

Comentarios