Olallo Rubio pide recuperar diseño sonoro en radio

26/01/2016
|
13:08
|
Notimex

Olallo Rubio pide recuperar diseño sonoro en radio

26/01/2016
13:08
Notimex
Ciudad de México
-A +A
El locutor habló sobre su nuevo proyecto por internet, Convoy

 De 1991 a 2004, la extinta estación Radioactivo 98.5 MHz de la Frecuencia Modulada logró notoriedad gracias a que en cada uno de sus afamados promocionales y cápsulas destacaba la narrativa y diseño sonoro que, en opinión de Olallo Rubio, hoy carece la mayoría de la programación en la radio nacional y urge recobrar.

“En los últimos años se ha descuidado el diseño de audio de la producción radiofónica y se tiene que recuperar porque no solamente es lo que se dice, sino cómo acompañas el discurso verbal con la edición de música, efectos y voces procesadas”, explicó.

No se trata, dijo a Notimex, de lanzar “una pirotecnia sonora, sino trabajar en función de la narrativa radiofónica que se perdió”.

Olallo Rubio es locutor, guionista y cineasta con más de 20 años de trayectoria en radio. Consideró que en la actualidad, en este medio de comunicación existe mucha improvisación y no es lo ideal en tiempos modernos.

“Hay gente que no prepara absolutamente nada cuando se para detrás del micrófono. Muchas veces yo hice eso, lo admito. Sin embargo, hay que considerar que si la gente se tomara la molestia de bajar o descargar un programa, hay que tener la responsabilidad y obligación de prepararlo, salvo que seas el amo de la improvisación”.

Se trata de hacer la tarea, subrayó, de escribir el guión y repasarlo. “La radio parece muy fácil, incluso hay quienes cobran un gran sueldo y son improvisados”.

De ahí que, Olallo Rubio desea cambiar ese panorama al menos desde su trinchera y a partir de febrero próximo iniciará las transmisiones de Convoy, un nuevo sistema de radio OnDemand que se podrá escuchar mediante una App disponible para Android y IOS.

Es un proyecto ideado por él junto con Ileana Rodríguez “Reclu”, Raúl David “Rulo”, Erich Martino, “Koggi”, Covadonga Bon y Manuel Carrasco “Gran Eme”, quienes formaron parte de Reactor 105.7 FM y la extinta Radioactivo 98.5.

La nueva opción de radio, ofrecerá diversos contenidos que van desde el podcast, programas de radio en vivo, coberturas de conciertos, radioseries, entre otros.

“Nos interesa producir bien, haremos narrativa radiofónica. Si un día planeamos hablar de Metallica, queremos contar su historia, pero utilizando todos los recursos que nos otorga la radio, como el diseño sonoro, la edición de música. El objetivo es construir los momentos”, precisó el director de “¿Y tú cuánto cuestas?” (2007) y “This is not a movie” (2011).

La idea, de la cual es socio fundador al lado de José Nacif, se deriva de un podcast que arrancó en 2005 con el propósito de hacer radio sin censuras ni restricciones corporativas o de RTC (Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía).

“En esa época no llamó tanto la atención porque fue hace 10 años y no toda la gente tenía Internet, fue muy prematuro hacerlo pero me atreví porque me negué a adaptarme a las limitaciones de la Frecuencia Modulada y uno de los objetivos de Convoy es superar y trascender la tecnología de la FM que es muy anticuada.

“Queremos evitar los cortes comerciales porque interrumpen un discurso, un segmento de programación musical o un disco”, indicó al subrayar que se trata de hacer radio con mucha libertad.

Olallo Rubio ingresó a la radio en 1995 y fue por recomendación, pues en aquel entonces, uno de sus amigos conocía al director de la estación. Desde niño le gustaba imitar las voces de las caricaturas y aprenderse los diálogos de las películas, por lo que ésta fue su mejor arma para sobresalir.

Empezó como asistente de producción repartiendo a la audiencia calcomanías y camisetas. Después se venció el contrato del estudio Zeta Audio que producía la estación, el locutor Martín Hernández renunció y Olallo quedó en su lugar.

Al principio le tenía miedo al ridículo, pues contaba con apenas 17 años contra la experiencia que para entonces sumaba Martín Hernández. Incluso, platicó que en un periódico lo tacharon de buscar ganarse al público siendo irreverente.

“Yo venía de la generación de MTV, aquella que deseaba romper con algunos esquemas. Era el auge de Molotov. Me decían irreverente, pero yo ni sabía qué era eso. Después comenzaron a aparecer otros personajes similares como Facundo, pero yo buscaba que la causa fuera más sustancial”, narró a Notimex.

Su estancia en Radioactivo siempre fue difícil, pero jamás imposible.

“Tuvimos que batallar contra todo: contra las marcas, contra RTC que nos dio constantes manazos, pues no estaba acostumbrado a lo que hacíamos y entre otros temas, señalaron que usábamos un lenguaje soez y vulgar”.

De ahí que hicieron un promocional con la parodia de conocida revista y otro que se refería a la Iglesia VIP.

En abril de 2004, Radioactivo dejó de operar, día que de acuerdo con los radioescuchas, fue denominado como el “Viernes Negro”.

La hipótesis fue que el estilo relajado, irreverente, ácido y coloquial del formato causaba molestia a ciertos sectores conservadores que criticaron a “Los juguetes radioactivos” como una apología de la violencia, entre otros renglones y, desde su trinchera, pugnaron por el cierre de la estación.

“Radioactivo fue una estación incómoda, comercialmente generaba mucho dinero, por eso es que la vendieron tan cara (90 millones de dólares). No obstante, a los nuevos dueños no les interesaba hacer nada comercial”, recordó.

El 30 de abril centenares de jóvenes marcharon desde el Auditorio Nacional hasta las instalaciones de Grupo Imagen para protestar por la cancelación de Radioactivo 98.5, pero el 3 de mayo la estación cambió su nombre y perfil a Reporte 98.5 FM.

“Nosotros no convocamos a la manifestación y de hecho, fue algo muy inocente por parte de los radioescuchas y fanáticos de la música porque llevaron un camión afuera y pusieron música de Soda Stereo y Radiohead. No fue nada agresivo y estuvo bien”.

A casi 12 años del fin de Radioactivo, Olallo Rubio analiza que quizá ya era el momento de que concluyera su ciclo porque había que evolucionar.

“Por fortuna, para hacer Convoy ya no tenemos que pedirle permiso a nadie y eso es lo interesante. Ahora podemos hacer un medio independiente y con libertad, comunicando sin ningún tipo de restricción, sin improvisaciones y sin ideas anticuadas”, concluyó Rubio.

 

 

cvtp

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

Comentarios