Suscríbete

Facebook no se le da a De Niro

En 'Pasante de moda', a su personaje le enseñan a usar la red social pero en la realidad, el actor no sabe ni le interesa

Robert y Anne Hathaway protagonizan la comedia (FERDAUS SHAMIM. XINHUA)
Espectáculos 05/10/2015 00:18 EFE Actualizada 04:03

Nueva York.— El choque generacional entre la vieja escuela y las nuevas generaciones sirve a Nancy Meyers para crear una nueva y deliciosa comedia ligera, The Intern (Pasante de moda), en la que Robert de Niro hace las veces de becario de Anne Hathaway y explora el intercambio de ventajas y desventajas del paso del tiempo. “No he conseguido entender cómo funciona Facebook, a pesar de que en la película hay una escena en la que Anne me enseña a utilizarlo, aunque supongo que es porque no le he dedicado el tiempo ni el interés suficientes”, dice De Niro a la prensa extranjera.

El ganador de dos Óscar (por The Godfather: part II y Raging Bull) es un jubilado que se enrola en un programa de becarios septuagenarios lanzado por una empresa de venta de ropa por internet, dirigida por una joven empresaria interpretada por Hathaway.

“Como ella, soy una mujer con visibilidad y sé lo que es cometer errores públicamente. Cuando eres joven, te vas a equivocar, más que una persona mayor probablemente, y tienes que aprender a perdonarte a ti mismo. Por ejemplo, he tenido que aprender a ser agradecida con la gente que trabaja conmigo y no dar por hecho nada”, explica Anne Hathaway.

The Intern, de la misma directora que It´s Complicated o Something’s Gotta Give, reflexiona con liviandad sobre lo que trae y lo que se llevan los nuevos tiempos. Sobre las obsoletas formas educadas, tan pasadas de moda que son casi revolucionarias, y el individualismo y el frenesí que tan difícil hacen la compatibilidad entre vida personal y vida familiar.

De Niro, según Hathaway, hizo extensivo ese modelo impecable y cálido de su generación durante el rodaje. “Le he admirado como actor y a veces cuando conoces a gente a la que admiras no está a la altura de tus expectativas. Pero es un gran hombre, humilde y generoso y solo tengo adjetivos positivos para hablar de él”, asegura.

De igual manera, el actor comparte con su personaje las ganas de seguir en activo. “Entiendo que haya gente que no tenga ganas de trabajar, pero yo no estoy en ese punto”, dice.

Con este personaje se ve al De Niro más plácido, sin grandes transformaciones físicas para un tercer Óscar pero derrochando saber hacer. “Es un trabajo más invisible. Es importante ser fiel a lo que el material requiere y a lo que el director quiere”, explica.

Además, como buen caballero, piropea a su compañera de cartel, ganadora del Óscar por Les Miserables. “Puede cantar y bailar maravillosamente. La admiro, yo no puedo hacer eso”.

Si tuvieran que ser becarios, Hathaway dice que le gustaría trabajar en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (“me parece de lo más cool”, dice) mientras que De Niro cree que le interesaría “algo relacionado con el espacio o quizá ser actor”, bromea.

Cuando se le pregunta qué fue lo último que compró por internet, De Niro reconoce que alguien de su equipo le compró una biografía de Bernard Madoff escrita por su nuera. 

Temas Relacionados
app de Facebook Robert de Niro

Comentarios