Suscríbete

Activa tu armonía chilanga

Llevar una vida en armonía en la capital es posible, ya sea que quieras mejorar tu alimentación, tu cuerpo o tu alma

El Centro Budista de la Ciudad de México es un espacio abierto para cualquiera (LUCÍA GODÍNEZ. EL UNIVERSAL)
Espectáculos 01/10/2015 02:26 Miguel Ángel Teposteco, Daniela Mora Fuentes y Aura Ramírez Cornejo Actualizada 02:27

Más Información

[email protected]

Ejo Takana fue el primer monje budista japonés que arribó a tierras mexicanas en 1967. Él predicó una forma de entender el mundo relacionada con la asimilación de los errores, es decir, entender que no debemos evadir los contratiempos, pues nos alimentan.

“Para estar correctamente de pie, es necesario haber caído cientos de veces. Triunfar es aprender a fracasar. Para saber cuán rico eres, cuenta cuántas deudas tienes”, enunció junto con la necesidad de tener una vida equilibrada y llena de armonía.

La ciudad de México es una esfera de ruido, sobredosis de propaganda, aire contaminado y personas con actitudes agresivas. Sin embargo, también es un oasis en el que uno puede relajarse y equilibrar todos los aspectos de su vida: alimentación, condición física, modos de aprendizaje e ideas más abstractas, como el conocimiento y el espíritu.

Restaurantes, lugares de meditación y otros tantos de convivencia pueden encontrarse en muchos rincones. Es accesible comer sano o convivir con personas que busquen salir de lo cotidiano al término de la jornada laboral. Son sitios que pueden mejorar la calidad de vida de sus visitantes y ayudar con problemas emocionales e incluso padecimientos crónicos.

Lugar con abundante vegetación, madera y símbolos de historias antiguas asiáticas, el Centro Budista de la ciudad de México, ubicado en la colonia Roma, es un sitio atípico que se aleja de las expresiones del budismo más ortodoxo (el de los monjes), apostando a ser accesible a todo el que quiera beneficiarse con la meditación, la filosofía y los ambientes de convivencia de esta comunidad mexicana.

Después de regresar de un entrenamiento en Inglaterra e India de la orden Triratna, Dharmachari Upekshamati (su director), llegó a México en los años 90 para fundar este proyecto y difundir esta religión asiática, entonces poco conocida en el país, y que con el paso del tiempo ha albergado a miles de visitantes en la Roma, Coyoacán, Cuernavaca y en Querétaro.

Aunque el promedio de los asistentes a los templos budistas en México son de clase media, existe una integración de varios niveles socioeconómicos a la institución, pues la mayoría de los visitantes de estos recintos son personas de todos los estratos imaginables que coinciden en su interés por nuevas formas de conocimiento.

“La gente que viene aquí viene en busca de una herramienta práctica”, menciona el director. Acota además que los visitantes no son sujetos entregados del todo al budismo religioso, sino que buscan beneficios de la meditación para relajarse, así como otro tipo prácticas corporales como el yoga. Entre los beneficios para la comunidad en general está el leer más enfocadamente y mayor rendimiento en el ejercicio físico, así como una reducción significativa del estrés.

Existen personas en su totalidad entregadas a las prácticas budistas (en el sentido religioso), que han encontrado beneficios y cambios significativos en la forma de vida ajetreada del DF. Estas personas suelen ser vegetarianas, no consumen alcohol, drogas o pornografía. Sin embargo, eso no impide que otros ciudadanos que no están de acuerdo con esas abstinencias o que no están relacionados religiosamente con el budismo, puedan disfrutar de los beneficios de sus actividades.

Las prácticas budistas son recomendadas por doctores, terapeutas, psicólogos y psiquiatras para tratar padecimientos emocionales.

“El beneficio de la meditación budista es que te ayuda a encontrar tus propios patrones de mente, para hacerlos más serenos, más tranquilos. Hay una respuesta emocional más productiva. Para mantenerse alerta, que es lo más importante”, menciona el director de la institución.

El Centro tiene varios sistemas de cooperación monetaria para mantener en funcionamiento, que se adaptan de acuerdo al nivel socioeconómico de quien los visite. Además se organizan colectas de caridad.

En palabras de su líder, este lugar pretende adaptarse a la vida cotidiana de la ciudad de México, respetando las tradiciones, cultura y vida cotidiana de los habitantes de la urbe.

La filosofía del Centro Budista coincidía con la del primer monje en México en cuanto a la vida cotidiana, que si bien pedía una forma de compromiso con el espíritu, pregonaba un equilibro que Takana resumía en una pregunta “¿Si no te entregas a la felicidad de existir, de qué te sirve meditar días enteros?”.

 

ESTÁS A UN PASO DE LA SANACIÓN

Saludable. Rico, divertido y creativo

Ser saludable implica un efecto dominó: el mundo agradece el bien que le haces y tu cuerpo también. Esta es la filosofía de Forever Vegano, un restaurante —de sólo cuatro meses de apertura— en donde la mentalidad cuadrada no es necesaria, ahí entra quien no tiene un trabajo fijo o alguien con personalidad seria; es un espacio creado para la típica persona que llega tarde a las juntas, que disfruta del arte y, por supuesto, los que cuidan el ambiente.Arturo Mizrahi y Liliana Carpinteyro son los socios creadores de este concepto.

“Queríamos fusionar lo ancestral con lo contemporáneo, somos un restaurante vegano de la nueva escuela, con sabores diferentes, somos mezcla entre gringo, asiático y mexicano”, asegura Liliana.

El hecho de crear un menú libre de productos animales, los impulsó a ser más creativos, como lo demuestran sus tacos de “yacarnita” pibil, las tostadas de “tingahoria” o la estrella del lugar: la Hamburguesa Forever que está hecha de medallones de frijol, almendra, zanahoria, semillas de girasol, avena y linaza con cheddar vegano”.

El lugar quiere demostrar que ser vegano o vegetariano no significa aburrimiento, ni mucho menos comida insípida; al contrario, es nutritivo, delicioso, a nosotros nos gusta lo sano, pero nuestro primer objetivo es la satisfacción del paladar”, asegura Arturo, uno de los socios”.

Todos tenemos derecho a una vida feliz, llena de paz, yo vengo aquí porque quiero evitar sufrimiento a otros, en este caso a los animales”, platica Vanessa García quien se encontraba en el lugar, y lleva tres años siguiendo este tipo de alimentación.

Con todo, la mayoría de los clientes no son vegetarianos ni veganos, este establecimiento está dirigido para gente que le gusta encontrar otras opciones para su dieta y que procuran disminuir las cantidades de lácteos y de carne que ingieren por semana.

 

Natural. Bueno y accesible

Si revisamos la etiqueta de la envoltura de un pan de caja, nos damos cuenta de que contiene más de 20 ingredientes, cuando se debería tener máximo seis; lo mismo pasa con la mayonesa, mermelada y cientos de productos industrializados que encontramos en el súper.

Una alternativa para mejorar lo que consumimos son los productos orgánicos, libres de fertilizantes químicos y conservadores. Por fortuna, hoy en día ya no es difícil encontrar establecimientos de este tipo.“Es ridícula la cantidad de químicos que la industria alimenticia integra en sus productos. Si algún alimento te dura dos meses en el refrigerador, algo está mal. Si tú dejas un pan orgánico fuera del refrigerador, a los dos días ya le empieza a salir hongos, y eso es bueno porque significa que es natural”, cuenta Adrián, el gerente de Kuii.

Ubicado en Insurgentes Sur, este lugar ofrece cursos de composta, huertos urbanos y de reciclaje, cuenta con un restaurante con platillos elaborados con ingredientes orgánicos. Su tienda cuenta con productos sustentables de belleza, salud, limpieza, entre otros.

Si estás por el sur de la ciudad, The Green Corner Coyoacán es la opción. La tienda tiene una panadería en donde podrás adquirir bolillos, pan dulce; una sección de carnes frías y muchas otras como bebidas.

Debido a que es imposible que estos pequeños productores compitan contra las grandes tiendas, los precios son más elevados, pero siempre valdrá la pena invertir en tu salud.

 

Espiritual. Remoza tu cuerpo y alma

Un peculiar edificio art déco, ubicado en la calle Dr. Mora, específicamente en el número ocho, fungía como un despacho que se vino abajo por el temblor de 1985.

Con un toque ideas, luz y rehabilitación, la construcción antaña se convirtió en "Barrio Alameda", un producto de la regeneración urbana que conserva la misma, pero remozado. Hoy alberga el local Yoga Espacio, ideal para encontrar un equilibrio físico y mental que tendrá un evento especial el 10 de octubre.

Éste incluirá con clases de yoga, cursos de meditación, además de un desayuno en la terraza del hotel Chaya; en el último piso del lugar. Habrá además talleres de nutrición, constelación y sanar malas energías. Se prevé que el evento se lleve a cabo anualmente.

Temas Relacionados
yoga meditación alimentacion

Comentarios