Filmes para animar a todos

'Zootopia', 'Kung Fu Panda 3' y 'Nuestra pequeña hermana' llegan a las salas mexicanas

Po tendrá que enfrentar una nueva prueba con sus amigos (CORTESÍA)
Espectáculos 10/03/2016 00:08 José Felipe Coria Actualizada 04:52
Guardando favorito...

[email protected]

En lo que ahora se define como post humanidad —era en la que el hombre vive con extensiones tecnológicas, aislándose cada vez más de la comunidad—, el arte de la resistencia justo es el que está siempre en movimiento.

No todo el cine, aunque las cintas animadas siempre apelan a esa post humanidad de forma notable, en cuanto convierten conflictos esencialmente humanos en algo artístico.

Hace poco Zootopia (2016, Byron Howard, Rich Moore, Jared Bush) confirmó que los estudios Disney siguen a la vanguardia. Este policial animado fue un profundo alegato contra la discriminación y los prejuicios.

Ahora, el guión de Jonathan Aibel y Glenn Berger para Kung Fu Panda 3 (2016, Alessandro Carloni, Jennifer Yuh) crea un mundo complejo y divertido. Como en todos los filmes de animación reciente, los animales expresan temáticas que requieren abordarse desde una óptica opuesta a lo post humano. Para ello se recurre a la emoción pura del dibujo animado que expresa profundidad sentimental en cada situación del argumento. También un eficaz humor.

El cine de animación ejercita sin intimidarse la libertad absoluta de la que se nutre y alude a lo obvio o a lo oculto de la era post humana. Si Kung Fu Panda (2008, Mark Osborne, John Stevenson) fue sobre la diferencia existencial que busca explicación, y Kung Fu Panda 2 (2011, Jennifer Yuh) fue sobre la madurez que da la disciplina, esta tercera parte es sobre el reencuentro con la identidad perdida. O la forma en que, más bien, redescubre Po su destino.

Eterno outsider, Po intenta preservar el bien común; comprende el peligro de la extinción, no del oso panda en la vida real, sino de la simple humanidad a la que apela el filme y que para Po es regla de vida.

Zootopia explica cómo se transforma en salvajes a los animales en cuanto les arrebatan el raciocinio. En Kung Fu Panda 3 el raciocinio es emocional. Po se transforma en maestro de una familia más amplía, no sólo aquella que lo crió en su momento; también la que lo encuentra y con la que comparte similitudes.

Esta película, bajo su infantil apariencia, confirma por qué S. M. Eisenstein declaró a Blancanieves y los siete enanos (1937, William Cottrell, David Hand, Wilfred Jackson, Larry Morey, Perce Pearce, Ben Shapersteen) la mejor jamás hecha. Se refería, sin duda, al tono poético que sólo la animación expresaba desde entonces. Este género se mantiene como vanguardia del arte cinematográfico porque materializa imágenes específicas; es el único que aprovecha cada avance tecnológico y es el último donde existe un trabajo colectivo que se ejecuta para un bien mayor: que el resultado en pantalla atraiga al mayor número posible de espectadores de tres a 99 años, enfrentando así ese ámbito post humano con el mejor entretenimiento posible.

El conflicto familiar afortunadamente no es del todo post humano y funciona en cualquier latitud. El sensible filme Nuestra Pequeña Hermana (2015), que escribe basado en el manga de Akimi Yoshida, edita y dirige el intimista Hirokazu Kore-Eda, al igual que su anterior De tal padre, tal hijo (2013), es una historia introspectiva que rompe con esquemas sobre la familia y sus valores tradicionales. Las transparentes imágenes (a cargo de Mikiya Takimoto) están para develar cómo se forjan los lazos afectivos sin importar el pasado. La esencia de la convivencia está en cada pequeño detalle. Crónica del Japón actual, muestra cómo Sachi (Haruka Ayase) descubre qué siente por esa hermana pequeña Suzu (Suzu Hirose). Una obra maestra sobre la familia y lo emocional de cada instante vivido.

La animación sublima la restauración de la familia, y el esencialista cine vanguardista de Kore-eda profundiza en las heridas de la orfandad.

Temas Relacionados
Cinegrafías
Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios