Lo volvimos a demostrar

Enrique de la Madrid

Con esta segunda edición, el Desfile de Día de Muertos ha dado un paso importante para convertirse en una nueva tradición

México está de pie, fuerte, sólido y trabajando. Ese es el mensaje que enviamos al mundo el pasado fin de semana con la realización de dos eventos que atrajeron su atención, el Desfile de Día de Muertos y el Gran Premio de México Fórmula Uno, los cuales resultaron todo un éxito y volvieron a demostrar nuestra extraordinaria capacidad de organización por encima de cualquier adversidad.

La Fiesta de Muertos es una tradición milenaria que abarca historia, cultura y gastronomía, y al ser producto de la esencia mestiza de nuestro país constituye una gran oportunidad para promocionar a México a través de nuestras tradiciones. Este desfile alusivo es una manera vanguardista e innovadora de lograrlo.

La segunda edición del Desfile estuvo dividida en dos segmentos: “La Muerte Viva”, con elementos del México Prehispánico, Colonial, Revolucionario y de la época actual, a cargo del Gobierno de la CDMX y “El Carnaval de Calaveras”, a cargo del Consejo de Promoción Turística de México de la Secretaría de Turismo federal.

En su recorrido desde la Estela de Luz hasta el Zócalo el desfile logró congregar a más de un millón de personas que disfrutaron de la actuación de más de mil 500 voluntarios, 15 carros alegóricos, catrinas, alebrijes y calaveras monumentales, que abarcaron un kilómetro trescientos metros de longitud.

En esta ocasión el desfile y el altar monumental en el Zócalo honraron la memoria de las víctimas del sismo del pasado 19 de septiembre y fueron un reconocimiento a la cultura solidaria de los voluntarios y los rescatistas.

Con esta segunda edición el Desfile de Día de Muertos ha dado un paso importante para convertirse en una nueva tradición que, además de dar otra opción de esparcimiento para capitalinos y visitantes, genera una importante derrama económica.

El otro acontecimiento del fin de semana fue la tercera edición de esta etapa del Gran Premio de F1 de México, el cual volvió a ser un evento estupendamente organizado y emocionante desde las prácticas del viernes hasta el festejo de los ganadores el domingo por la tarde.

Al atractivo que ya de por si representa una carrera del serial más importante del mundo, en esta ocasión se sumó el privilegio de ver coronarse campeón del mundo al británico Lewis Hamilton, algo que no ocurría en nuestro país desde hace casi medio siglo, durante la primera etapa de Grandes Premios en el Autódromo Hermanos Rodríguez.

Estoy seguro que todas estas emociones, la excelente organización y la asistencia récord de 135 mil 857 aficionados el día de la carrera nos volverán a poner en la competencia para ganar por tercer año consecutivo el reconocimiento al mejor evento del año, y también a hacer del mismo toda una tradición.

Asimismo, albergar una fecha del calendario de la F1 representa un retorno sobre la inversión de entre siete y diez veces, gracias a una derrama económica cercana a los 500 millones de dólares por hospedaje en hoteles, consumo de turistas y, sobre todo, una amplia exposición mediática del país alrededor del mundo.

Pero el esfuerzo de consolidar al turismo como motor de desarrollo no termina con la culminación exitosa de dos eventos que nos proyectaron al mundo como una nación unida y en pie después de los sismos de septiembre, esta es una labor que en la Sectur, en coordinación con los estados y el sector empresarial, nos ocupa de manera permanente.

Al tiempo que las labores de reconstrucción lideradas por el gobierno federal en los estados afectados continuarán en marcha, volveremos a tener una oportunidad de mostrar al mundo que México es más grande que sus problemas, con la celebración por segundo año consecutivo de un partido estelar de la NFL el próximo 19 de noviembre. No se lo pierdan.
 

Secretario de Turismo

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios