Se encuentra usted aquí

Apertura, deporte y turismo

20/07/2018
11:42
-A +A

El domingo pasado finalizó el mundial de futbol Rusia 2018 y nos ha dejado en la memoria excelentes partidos, pero también reflexiones muy importantes que quiero compartir.

Primero, el mundial de futbol dejó en claro lo benéfico de mantener una actitud de apertura hacia el resto del mundo. La selección francesa se alzó con la copa exhibiendo un futbol vistoso, balanceado en todas sus líneas y con gran poderío ofensivo, resultando claramente superior a sus rivales gracias, en parte, a un equipo con la mayor diversidad étnica y de habilidades de todo el campeonato; más de la mitad de los jugadores franceses son inmigrantes o descendientes directos de inmigrantes.

Si bien no ha estado exenta de episodios de retroceso o relativa oposición, Francia tiene una larga historia de apertura en materia de inmigración, pero también de comercio, cultura y desarrollo tecnológico, por lo que se ha consolidado como una potencia económica capaz de desarrollar tecnología de punta, tener el hub aéreo más importante de Europa continental, ser la primera potencia turística y, como resultado, poder ofrecerle a sus ciudadanos uno de los estándares de vida más altos del mundo.

La otra reflexión también implica una actitud de apertura y se refiere a los países que deciden apostar por la organización de eventos como el mundial de futbol. Al albergar este campeonato, la economía y la imagen de Rusia en el mundo han tenido un impulso espectacular, con todos los beneficios que eso implica.

Se calcula que el mundial promoverá la creación de 220,000 nuevos empleos y generará una derrama económica superior a los 30 mil millones de dólares durante 10 años a partir de su designación como sede en 2013, principalmente gracias a las inversiones en infraestructura y al incremento en el turismo que, tan sólo en este año, llevará 1.5 millones de turistas adicionales a Rusia.

Si los rusos aprovechan esta buena dinámica y saben complementarla con acciones de seguimiento, la inversión en infraestructura de transporte y comunicaciones seguirá mejorando la productividad de su economía por los siguientes años, mientras que la imagen positiva y la amplia exposición que tuvieron sus atractivos turísticos, resultará en un incremento en el número de turistas internacionales y nacionales que generarán una derrama económica en beneficio de ese país durante mucho tiempo.

Estas son las razones por las que desde hace varios años, la estrategia turística de México tiene como uno de sus principales ejes la apertura para poder hacer asociaciones estratégicas con eventos y organizaciones de clase mundial, tales como la Fórmula 1, los partidos de la NFL, los torneos de la ATP y WTA como el Abierto de Acapulco, los torneos de golf de primer nivel, por mencionar sólo aquellos relacionados con el deporte.

La derrama económica y la exposición que han dejado estos eventos han jugado un papel fundamental para que México logre ubicarse en el mejor lugar de su historia en los rankings de la OMT, y para que el sector se haya convertido en un motor económico y de desarrollo regional y bienestar social.

Nuestro país lo ha hecho muy bien en la organización de estos eventos, y como muestra de ello, albergaremos junto con Canadá y los Estados Unidos la Copa Mundial de la FIFA en el año 2026. Esto se debe, en gran parte, a la confianza que diversos actores nacionales e internacionales tienen en el futuro del país y de su sector turístico, así como en la capacidad de organización, creatividad y servicio con calidad y calidez que nos distingue.

No obstante lo anterior, siempre hay que tener presente que para consolidar e incrementar estos beneficios en el futuro, resulta indispensable que la apertura hacia el exterior siga caracterizando a la política turística; ello implica promover eventos deportivos y culturales con alcance global, abrirse a las inversiones, respetar acuerdos, fomentar una mayor conectividad aérea y promover destinos seguros y sustentables, a fin de facilitar la llegada de personas, ideas y recursos que generen un impacto positivo en beneficio de todos los mexicanos.

Enrique de la Madrid Cordero es licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México, con una Maestría en Administración Pública de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la...