Se encuentra usted aquí

Donde Lolita no llega: fuero eclesiástico y SAT

14/06/2019
02:01
-A +A

Desde hace varios años la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Sistema de Administración Tributaria (SAT) realizan intensos esfuerzos para que las Asociaciones Religiosas (ARs) se regularicen. Si bien las ARs están exentas de impuestos como el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto sobre la Renta (ISR), deben enviar una declaración informativa de los ingresos, depositarlos en una cuenta bancaria y pagar con cheques. Los pastores y sacerdotes pueden recibir ingresos por manutención hasta por $12,842.50 mensuales (5 veces del valor diario de la UMA, Unidad de Medida y Actualización) libres de impuestos, pero si rebasara esta cantidad deberán pagar impuestos.

También en cumplimiento de la legislación vigente en materia de lavado de dinero, deben identificar fehacientemente al donante de cualquier cifra que supere los $135,606.45 (1,605 UMA) e informar a la Unidad de Inteligencia Financiera cuando esta cifra rebase los $271,212.90 (3,210 UMA).

También deben expedir una factura electrónica por cada ingreso que reciben en torno a servicios de la misma Asociación, por ejemplo una boda. Esta factura no causa IVA pero deber ser expedida también con fines informativos a Hacienda. Las ARs tienen una legislación dual, si se prestara algún servicio o se hiciera alguna venta que no estuviera directamente relacionada con el objetivo social, deberían pagar impuestos y facturar la operación.

¿Qué sucedió? Los evangélicos acostumbrados a que a ellos sí les aplican la ley, salieron despavoridos a contratar contadores, tratando de que todos sus papeles estén en orden. La Confraternice desarrolló un servicio contable muy eficiente para atender a sus afiliadas y realizan Consultas Jurídico-contables todos los años a nivel nacional y regional para que las iglesias evangélicas eviten multas y demás calamidades. Este año le reclamaron al presidente Andrés Manuel López Obrador para que les asegurara que el personal del SAT y de la SHCP llegara a su Consulta con la reglamentación autorizada para el 2019, como venían haciéndolo en los años anteriores.

La tímida Lolita. En el mundo católico la cosa está mucho más tranquila. Uno de mis amigos católicos me comentó que el presbiterio de una importante arquidiócesis del país está indignado con su arzobispo pues en su opinión se está excediendo en sus funciones, lo cual genera “mucha molestia”. Cuándo le pregunté el motivo me hizo una descripción que coincidía con las disposiciones hacendarias mencionadas. Traté de explicarle que lo que estaba haciendo simplemente era adecuar la administración de los recursos a la reglamentación del SAT. Me escuchó con atención y con una sonrisa irónica, algo así “cómo se atreven a pensar que van a controlar los dineros de la Iglesia” católica.

Mi amigo tenía razones fundadas para contemplarme con cierto sarcasmo, nadie se le atreve a la milenaria institución. En el 2015, el prestigiado periodista Raúl Olmos describió cómo una célebre congregación católica manejaba sus recursos e incluía un prolijo listado de las cuentas que la misma tenía en paraísos fiscales. Hace pocos meses, una diócesis del Bajío entró en conflicto con su contadora. El vicario la acusaba y el obispo la denunció ante la justicia por apoderarse de más de 18 millones de pesos de una Rifa Pro Seminario y otras actividades institucionales. La contadora se defendió planteando que el vicario le había ordenado aplicar los recursos “desaparecidos” para arreglos en su residencia, que está escriturada a su nombre, una alberca y otras mejoras edilicias. Nunca mencionó ningún reporte al SAT del recurso, ni su aplicación para objetivos diferentes a los de una AR. Un conocido periódico de circulación nacional publicó una investigación periodística donde dejaba en claro que el vicario del caso tenía más de 10 propiedades a su nombre y de miembros cercanos de su familia y su asistente. ¿Será un caso excepcional o simplemente uno de tantos?

EL UNIVERSAL del 7 de junio, en una nota de José Meléndez, nos informa de una inversión de más de 100 millones de dólares en San Salvador de la Ciudad la Luz del Mundo. El apóstol Naasón Joaquín García la inauguró el 19 de mayo pasado acompañado del presidente electo de El Salvador, Nayib Bukelé, y anunció que haría inversiones similares en Nicaragua y Costa Rica.

A más de 150 años de las Leyes de la Reforma ¿todavía hay fuero eclesiástico?

Doctor en Antropología y profesor
investigador emérito ENAH-INAH

Profesor e investigador emérito ENAH-INAH