Se encuentra usted aquí

¿Alcaldes transparentes?

07/07/2019
02:20
-A +A

Read in English

Aunque mucho se habla de la transparencia y la rendición de cuentas del gobierno hacia la ciudadanía, en los hechos parece que se trata de letra muerta, en donde parecen prevalecer las viejas prácticas de los prestanombres y la omisión de datos en las declaratorias de bienes de los servidores públicos. Una revisión de las declaraciones patrimoniales de los titulares de las 16 alcaldías que componen la Ciudad de México, demuestra que casi la totalidad y para sorpresa de muchos —salvo una de ellos— no cuentan con ningún bien inmueble, vehículo o inversión a su nombre.

Al hacer una consulta en la página de internet de la Contraloría General de la Ciudad de México se puede percibir que de los 16 alcaldes de la capital mexicana, sólo la titular de Álvaro Obregón, Layda Sansores, refiere contar con propiedades inmobiliarias y terrenos, así como inversiones bancarias, amén de los ingresos que su labor como funcionaria le reportan.

En la revisión, también resalta la disparidad en la retribución económica en las distintas alcaldías por su gestión al frente de cada una de éstas, pues se detectó que menos de una tercera parte de ellos —solo cinco titulares— perciben más de la mitad de los poco más de 11 millones de pesos que el gobierno de la Ciudad de México les otorga en conjunto como sueldo anual, destacando el caso del titular de Cuauhtémoc, Néstor Núñez, que por sí solo reconoce ingresos al año cercanos a los tres millones de pesos y que refiere tener como única propiedad un vehículo a su nombre y manejar cuatro tarjetas bancarias.

En contraste, la actual jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, precisa que antes de ocupar su cargo actual, vivió prácticamente al día y devengando un salario modesto de apenas un poco más de 15 mil pesos al mes, aseverando tampoco contar con ahorros pues lo que recibió por concepto de aguinaldo por su gestión como delegada en Tlalpan, se lo gastó durante el tiempo en que estuvo en campaña y durante la cual asegura haber sido apoyada económicamente por su familia, ya que no percibió dinero alguno como candidata de su partido.

Ante estos alcaldes que afirman no tener propiedades registradas a su nombre, la sociedad debe exigirles que precisen entonces en dónde viven, si es un domicilio prestado por algún familiar o si rentan, lo que para el nivel de ingresos de estos funcionarios, suena totalmente ilógico. Otra demostración de que la transparencia de la que mucho se habla y se presume, sigue sin tomarse en serio. Es tiempo de ser claros y congruentes.

Comentarios

 
 

MÁS EN OPINIÓN

  • Columna
    De ahí que la historia más sonada en el verano europeo sean los jugadores del PSG despreciando y etiquetando de conflictivo a un jugador que les quita todos los reflectores
  • Columna
    El futbol no entiende de razones, pero en México hay un hombre que, quizá, lo ha sufrido más que cualquiera
  • Columna
    Las ausencias del Galaxy, incluido Jonathan dos Santos, hacen que Cruz Azul tenga una obligación profesional y moral de llegar a la primera final en la historia de este torneo