18 | MAR | 2019
La fama le llegó de golpe tras convertirse en la primera medallista olímpica en caminata. (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)

Caminante aterrizada

29/12/2016
00:33
Adriana Díaz Reyes
-A +A
Elige Guadalupe González a detalle plan de trabajo y entrenador para el próximo año

[email protected]

Luego de convertirse en una histórica del atletismo mexicano en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Guadalupe González tiene definidas sus priodidades para 2017.

La andarina, quien consiguió la medalla de plata en la prueba de los 20 kilómetros, tendrá como uno de sus objetivos definir a su nuevo entrenador, luego de terminar su relación con el experimentado Juan Hernández; además ha decidido participar en un máximo de cuatro competencias, incluido el Campeonato Mundial de la especialidad,a celebrarse en agosto.

“No quiero tomar una decisión precipitada, por el respeto que le tengo al profesor Juan. No es tan fácil cubrir el espacio que dejó una persona tan importante en mi carrera. Aproximadamente en mayo después de la Copa Panamericana haré una evaluación y veré sobre quien me preparará el resto del ciclo”, compartió la mexiquense.

 

—¿Qué cualidades buscarás en tu nuevo entrenador?

—Lo más importante para mí es que sea una persona responsable y dedicada, alguien que ame su trabajo y que conozca mucho sobre la marcha en nuestro país. También tomaré en cuenta que me lleve poco a poco hasta la excelencia y que nuestras primeras prácticas no sean tan duras.

En agosto pasado, Guadalupe fue de las pocas atletas que cumplió con las expectativas en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Con apenas un par de años en el alto rendimiento la seleccionada le compitió a la par contra las mejores del mundo y se convirtió así en la primera mujer en darle a México una medalla en caminata.

“Estoy feliz por todo lo que he conseguido, es algo increíble y espero poder darle más satisfacciones a todo el país y a instituciones como la Secretaría de Marina, la UAEM, la Conade y el Comtié Olímpico. El 2016 fue un gran año para mí porque cumplí con todos los objetivos que me había planteado; ojalá 2017 sea mejor”.

Ser medallista olímpica también tiene su lado incómodo, revela González, quien en ocasiones se siente abrumada por la atención que le brinda la prensa.

“Es complicado, para serte honesta, nunca me imaginé la dimensión que alcanzaría mi logro. Claro que quería ganar, pero jamás me imaginé lo que vendría después. Es difícil intercalar los compromisos con los entrenamientos y es por eso que he decidido enfocarme en mi preparación sin distractores”.

La prioridad para la mexiquense siempre ha sido mantenerse entre las mejores del mundo, por lo que determinó no aceptar a algunas empresas que buscaron patrocinarla después de su hazaña.

“Hay veces que no se puede hacer todo y pues, decidí dejar la farándula y si acaso aceptar a Azúcar de Caña, un patrocinador que me recomendó la Secretaría de Marina por ser una empresa noble”, explicó.

Lupita ya retomó los entrenamientos y no ha sido sencillo.

“Estoy contenta por marchar nuevamente, aunque después de tomar un descanso me duele el cuerpo y me siento cansada. Es un dolor que tenía tiempo que no sentía pero que me gusta”.

La andarina espera que su medalla sirva para apoyar a las nuevas generaciones.

“Es un tema importante, porque vienen muchas jovencitas que me hacen soñar con buscar el 1-2-3 en unos Olímpicos. Hay talento, simplemente se trata de ayudar”.

En 2017 González participará en el Challenger en Monterrey, la Copa Panamericana, el Mundial de la especialidad y, si es necesario, el Nacional de atletismo.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios