X

Explanada del Azteca se convierte en gran cantina

Música de banda a todo volumen, mientras los brindis son innumerables

Desde temprana hora, se ingirieron bebidas en los estacionamientos (FOTO: ALFONSO MORALES. EL UNIVERSAL)
Universal Deportes 28/08/2016 00:45 Héctor Alfonso Morales Actualizada 11:40
Guardando favorito...

[email protected]

 

La música de la Banda El Recodo suena a todo lo que da. El Johnny Walker ya está a la mitad de la botella cuando un aficionado señala al Estadio Azteca, que está convertido en la cantina más grande de la Ciudad de México.

Los policías sólo observan. Lo que bien es una falta cívica, en el marco del Clásico Nacional es un pecado menor, que carece de relevancia. Los uniformados prefieren estar a la caza de los revendedores.

Sin embargo, el verdadero abuso en ese sentido está en internet. En el coso futbolero, los pases se ofrecen entre 500 y dos mil pesos, mientras en portales como Ticketbis alcanzan hasta los 12 mil.

Los vasos rojos, los envases de vidrio y latas de cerveza corren por toda la explanada y estacionamiento del Coloso de Santa Úrsula. Los aficionados de ambas escuadras beben desde las 17 horas, cuando el partido arrancó a las 21 horas. Resulta notorio que algunos asistentes al América-Guadalajara ya se encuentran “tocados”. Miradas perdidas, ojos enrojecidos y el brindis en el aire evidencian el festín de alcohol que se lleva a cabo en Santa Úrsula.

Para poder organizar la celebración previa al cotejo, cada grupito va por su “parque”. La mejor opción es acudir a un supermercado para comprar los cartones de cerveza o el whisky. En caso de que las bebidas se acaben, las tiendas de conveniencia cerca del Azteca resultan un alivio para los que se han quedado con “sed de la mala”.

Una vez con el cargamento, es válido abrir los automóviles para poner música a todo volumen o sentarse simplemente a degustar los tragos. Pasatiempo que resulta cotidiano ante las horas de espera que hay que padecer, porque la impuntualidad se paga con tráfico, calles cerradas y demás inconvenientes que pueden resultar desesperantes para cualquier seguidor del futbol.

Los uniformados prefieren dejar pasar la ingestión de bebidas embriagantes, porque el Clásico Nacional desata pasiones intensas que pueden degenerar en conflictos.

En los accesos se pueden ver una mezcla de playeras rojiblancas con azulcremas. Situación que tensa a las autoridades. Les desagrada la combinación.

Las revisiones son estrictas. Los policías bajan a los barristas de ambos equipos para esculcarles las mochilas, bolsas y hasta les piden que se saquen los zapatos. Cualquier sospechoso es digno de ser supervisado por uno, dos y hasta tres uniformados.

En las tribunas, la división es más notoria. La cabecera sur la ocupan quienes apoyan al Guadalajara; en la norte, los americanistas que batallan para hacer sentir a su equipo como local, porque los fanáticos al Rebaño en la capital dejan sentir su presencia en el recinto dos veces mundialista.

Los colores pueden ser distintos. La rivalidad intensa. Pero Águilas y Chivas coexisten en la cantina más grande de la CDMX, el Azteca.

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Las Indispensables

Termina tu día bien informado con las notas más relevantes con este newsletter

Al registrarme acepto los términos y condiciones