Ya no lo aguantaban en Chivas

Carlos Salcedo ya no estaba en comunión con su equipo, con sus compañeros y se dice que "habría perdido el piso"

Imago7
Universal Deportes 24/08/2016 00:15 Redacción Ciudad de México Actualizada 00:15

La partida de Carlos Salcedo a la Fiorentina de Italia ha sorprendido a muchos, pues el Guadalajara no está sobrado de defensas centrales, el torneo acaba de cumplir su primer tercio y, quizá lo más importante, la directiva de las Chivas no gusta prestar a su talento, como sucedió con el “Titán”. Sí o sí, los jugadores deben irse vendidos, pero hubo una poderosa razón que existió esta vez. A Barra Brava nos llegó información de que el ambiente entre el seleccionado nacional en Río 2016 y los integrantes de Chivas no era el mejor. Desde hace más de un año, cuando se comenzó a especular sobre su partida a Europa, se le veía a disgusto y con los pies no bien fijos en el suelo, así es que Matías Almeyda charló con él un par de ocasiones para intentar ubicarlo, pero no hubo éxito.

¿Nuevo marino?

El medallista olímpico de Río, Misael Rodríguez, podría ser ya un nuevo marino. O al menos eso dejó ver en su visita a la reunión semanal del Consejo Mundial de Boxeo.

El pugilista de bronce en Río 2016 se presentó de sorpresa y de último minuto a la reunión semanal del organismo vestido con una sudadera de la Secretaría de Marina (Semar). Además, arribó al lugar de la reunión en un vehículo de este organismo, que durante los Juegos le manifestó su apoyo a través de las redes sociales.

El coqueteo para que Rodríguez se integre a esta dependencia inició antes de la justa carioca, pues fue el mismo chihuahuense el que se acercó a la Marina para preguntar sobre su ingreso, tras conocer los apoyos que se ofrecen a los deportistas de alto rendimiento.

Enmiendan la página en Pumas

En Pumas hicieron las cosas al revés. Rodrigo Ares de Parga, presidente del equipo universitario, quiso dar un golpe de autoridad al nombrar nuevos vicepresidentes deportivo y de fuerzas básicas.

Para el primer puesto escogió a José Luis Arce, quien desde hace años está identificado con la formación de futbolistas; y para el segundo echó mano de Sergio Egea, ex auxiliar del primer equipo en la época de Hugo Sánchez como técnico.

Algo no cuadraba.

Así que después de darle vueltas al asunto, Ares de Parga decidió poner lógica a los nombramientos: Arce a las fuerzas básicas y Egea como enlace con el cuadro profesional. Sólo era cosa de darle vuelta a la tortilla.

Comentarios