Festejo de locura para el Leicester

El equipo cierra con victoria sobre el Everton y recibe el trofeo de campeón en la Liga Premier; lo acompaña el tenor Andrea Bocelli

Festejo de locura para el Leicester
Hace un año la escena de ser coronado era impensable para el Leicester, que estuvo en problemas de descenso; hoy su realidad es distinta (ANDREW BOYERS. REUTERS)
Universal Deportes 08/05/2016 00:48 Agencias Londres. Actualizada 00:53

Con la presencia del tenor italiano Andrea Bocelli, el Leicester celebró ayer ante su hinchada el primer título de la Liga inglesa con un triunfo por 3-1 sobre el Everton, en un encuentro de la penúltima jornada del certamen.

El goleador Jamie Vardy, con un doblete (5’ y 66’), lideró el triunfo del conjunto dirigido por el italiano Claudio Ranieri, aunque siete minutos más tarde perdió la ocasión de su tercer tanto al ejecutar un penalti por encima del travesaño.

Vardy dilapidó la ocasión de alcanzar a Harry Kane como máximo anotador de la Premier, ya que quedó con 24 tantos, a uno del delantero del Tottenham. “Es una sensación increíble para todos los que estamos involucrados en este equipo”, dijo Vardy. “Todo el mundo trabaja duro para ayudar al otro. Nadie consigue algo si no cuenta con una estructura y jugadores con talento. Somos como hermanos”.

El restante gol de los ‘Foxes’ lo anotó Andy King, a los 33’, uno de los jugadores históricos del equipo, ya que participó en las tres categorías que militó el Leicester en las últimas temporadas.

Kevin Mirallas, a dos minutos del final, descontó para el Everton, que antes de iniciar el partido le hizo un pasillo de honor a los nuevos campeones de Inglaterra.

Minutos antes del partido, la emoción de los festejos estuvo en su punto máximo cuando el tenor italiano Andrea Bocelli, vestido con el uniforme del Leicester, interpretó ‘Nessun Dorma’ y la canción ‘Con te partirò’ para los más de 31 mil aficionados que colmaron las instalaciones del estadio King Power.

Bocelli, amigo personal de Ranieri, le había prometido al técnico que iba a ir a la celebración si el equipo obtenía el título. Antes del partido, el tenor compartió un rato en el vestuario con los futbolistas y luego cantó para el público, luego de una emotiva presentación que hizo Ranieri. “Andrea Bocelli está aquí para ustedes. Somos campeones gracias a cada uno de ustedes. Nos han empujado y ayudado durante toda la temporada. Muchas gracias, los quiero”, dijo Ranieri desde un escenario en el círculo central, rodeado de flores y de niños que agitaban banderas del equipo.

Tras el partido, los futbolistas recibieron las medallas que los acreditan como campeones, mientras que el capitán, Wes Morgan, levantó el trofeo logrado por primera vez en los 138 años que tiene el club. Ante un estadio enfervorizado, los jugadores quedaron bañados por una lluvia de serpentinas y papeles de colores.

El dueño de la entidad, el magnate tailandés Vichai Srivaddhanaprabha, y su hijo, Aiyawatt Srivaddhanaprabha, vicepresidente del club, se unieron a los futbolistas en los festejos sobre el campo de juego y dieron la característica vuelta olímpica junto a los jugadores.

Después de empatar 1-1 con el Manchester United y aprovechar la igualdad del Tottenham 2-2 ante el Chelsea el lunes, el conjunto dirigido por Ranieri había logrado el título de la Premier, una hazaña inesperada a principios de temporada, cuando el triunfo final pagaba 5 mil a uno en las casas de apuestas.

Para que la historia sea todavía más increíble, los jugadores celebraron el título mirando el partido del Tottenham en una fiesta organizada en la casa de Vardy, mientras el entrenador Ranieri volaba desde Italia a Inglaterra después de haber visitado por unas horas a Renata, su madre de 96 años.

En tanto, Newcastle quedó a un paso del descenso tras empatar 0-0 con el colista Aston Villa, en una temporada de locura.

Temas Relacionados
Leicester

Comentarios