Águilas cazan tiburón con 'rifle'

Doblete de Andrade y Benedetto cierra la cuenta ante los escualos, para dar su cuarto triunfo en fila a los amarillos; irán con la moral en alto vs. Cruz Azul

Moskabrown
Universal Deportes 23/08/2015 00:31 Héctor Alfonso Morales Actualizada 09:00
Guardando favorito...

[email protected]

Letal, contundente, sin clemencia. Andrés Andrade le hizo honor a su apodo: el ‘Rifle’. El jugador del América (12 pts.) se lució con un doblete para encabezar el cuarto triunfo en fila de las Águilas en el Apertura 2015, al vencer 3-1 al Veracruz (10 pts.). Cruz Azul, siguiente rival azulcrema, tiembla a la distancia.

El volante americanista cobró un penalti a la ‘Panenka’ para abrir la lata jarocha que amenazaba con cerrarse (15’). También dejó sembrados a tres jugadores de los Tiburones, que intentaron todo tipo de maniobras para detenerlo, sin éxito. El colombiano ejecutó un contragolpe perfecto, sin que nadie le pudiera quitar la pelota para definir pegado al poste y convertir un golazo memorable (42’). Anotación, esa segunda, que demostró que la inspiración acompañó a su talento en la cancha del Estadio Azteca.

Darío Benedetto cerró la obra americanista con el tercer gol de su equipo y sexto en su cuenta personal. El argentino sólo empujó un balón al fondo de las redes (65'). El rapado delantero sigue en la pelea por el liderato de goleo del Apertura 2015.

Desde los pies de Andrade, el americanismo logró el “sextete” de celebraciones (cuatro en liga y dos más en ‘Conchampions’). La única mancha para los azulcremas es que por primera vez, luego de 512 minutos, su portería cayó. Un cobro de falta de Juan Albín despedazó la imbatibilidad de su meta (62').

En el cielo de Santa Úrsula, las banderas ondean orgullosas con la soberbia que suelen tener los aficionados americanistas cuando su equipo anda bien.

El coro recurrente en las gradas es “Oe, oe, oe oe, Rifleee, Rifleee”. Resurrección de un futbolista que se fue por la puerta de atrás, como un “petardo” más que había pasado por Coapa. Terminó prestado a Chiapas, en donde pudo adaptarse al futbol mexicano. Ricardo Peláez, presidente deportivo del América, lo regresó al Nido, confió en él y el directivo no se equivocó.

El colombiano sólo hizo un gol en su primera etapa como águila. Ahora ya lleva tres en seis jornadas y comandó una ofensiva amarilla en su equipo con explosividad, técnica y desequilibrio. Aparece por sorpresa cuando Rubens Sambueza, Darío Benedetto y Oribe Peralta sufren una marca agobiante, que ahoga su mejor futbol.

Andrade le dio la razón a su técnico. Ignacio Ambriz apostó por Andrés, en lugar de Carlos Darwin Quintero, cuyo valor de 12 millones de dólares nunca ha terminado por pesar. El ex jugador del Santos Laguna se ha quedado marginado como suplente.

Ambriz no ha dudado que el ‘Rifle’ se ha ganado el puesto, más allá de la fortuna que costó el ‘Científico del Gol’.

Ya no hay reproches para Ignacio Ambriz. Ahora todos en Coapa creen en su labor. Al “Ame” del ex entrenador del Querétaro se le notan pocas fisuras y ya encontró la contundencia adelante.

De Veracruz, poca resistencia. Su entrenador, un americanista confeso, tuvo feos gestos. Al término del primer tiempo fue a encarar a Benedetto, llegó a los empujones con él y con Sambueza. Los jugadores escualos intervinieron para que el inicidente no llegara a mayores.

El ‘Maetro’, al verse abajo en el marcador y ver salir de cambio a Benedetto, lo volvió a increpar. Lo invitó a ir hacia afuera del estadio a arreglar las diferencias. El chileno mostró, como se dice en el argot futbolero, su ardor en toda su expresión ante la derrota de su equipo. Terminó expulsado.

El silbatazo final de Fernando Guerrero desató la euforia de los americanistas. Su gozo aumentó con el vuelo alto de su equipo. En La Noria hay más de uno que está preocupado por el ‘Clásico Joven’ de la semana entrante.

Temas Relacionados
águilas Club América Apertura 2015
Guardando favorito...

Recomendamos

Comentarios