​ASF: Equipos “reloaded” para México

La renovada ofensiva de los Texans contra la poderosa defensiva de los Raiders

AP
Universal Deportes 11/03/2016 00:15 Iván Pirrón Ciudad de México Actualizada 00:15
Guardando favorito...

Cuando Raiders y Texans choquen en noviembre en el Estadio Azteca, estas dos franquicias lucirán dramáticamente diferentes con respecto de la campaña 2015.

Oakland y Houston fueron dos de las franquicias más activas y agresivas en el inicio del periodo de agencia libre y es obvio que tanto Raiders como Texans están pensando en los Playoffs 2016.

Houston firmó al prometedor quarterback Brock Osweiler, y de paso dejó a los campeones Broncos sin pasador titular. John Elway quiere a Colin Kaepernick, pero esa es otra historia.

Osweiler firmó con los Texans por cuatro años y 72 millones de dólares, según varios reportes.

Houston clasificó a la postemporada, pero esa horrible actuación de cuatro intercepciones en la derrota ante Kansas City sentenció a Brian Hoyer.

Por diferentes razones, el coach Bill O’Brien nunca pudo tener estabilidad en la posición de quarterback, viéndose forzado a usar a Hoyer, Ryan Mallett, T.J. Yates y hasta al agente libre Brandon Weeden. En 2014, Houston tuvo como titulares a ​​Ryan Fitzpatrick y Case Keenum.

Osweiler es un joven de 25 años, que demostró potencial en Denver el año pasado. Lanzó 10 pases de touchdown y sufrió 6 intercepciones. Sólo fue capturado 23 veces en 275 intentos de pase y su récord de 5-2 ayudó a que los Broncos avanzaran a la postemporada.

Los Texans, que terminaron 9-7 en 2015, cuentan con el explosivo receptor DeAndre Hopkins, quien tuvo 111 recepciones para mil 521 yardas y 11 touchdowns en 2015.

La dupla Osweiler-Hopkins podría ser la más explosiva de la División Sur de la AFC.

Los Texans también contrataron al corredor Lamar Miller, quien firmó un acuerdo por cuatro años y 26 millones de dólares.

Miller promedió 4.5 yardas por carrera, sumó 872 yardas y anotó ocho touchdowns por tierra en 2015 con los Dolphins. También atrapó 47 pases para 397 yardas y dos anotaciones.

Es la nueva cara en el backfield de Houston, donde el referente fue, hasta la campaña pasada, Arian Foster, recién cortado por los Texans.

Foster, líder corredor de la franquicia, se ha perdido 23 partidos debido a lesiones en las últimas tres temporadas.

Houston también cortó al ala cerrada Garrett Graham y al safety Rahim Moore, movimientos que significaron unos 40 millones de dólares en el tope salarial.

NUEVA DEFENSA NEGRO Y PLATA

Al firmar a Osweiler, los Texans pudieron ayudar indirectamente a los Raiders.

Con unos Broncos que han sido severamente golpeados por la agencia libre, Kansas City y Oakland parecen los equipos con mejores argumentos para desbancar a Denver de la cima de la División Oeste de la AFC.

Los Raiders llegaron a marzo con un objetivo muy claro: reforzar la defensiva.

Así, Oakland firmó a Bruce Irvin, un especialista para presionar al quarterback.

Irvin hará una interesante pareja con Khalil Mack, quien sumó 15 capturas la temporada pasada.

Los Raiders desembolsaron unos 39 millones de dólares para firmar a Irvin, minutos después de haber pagado 60 millones de billetes verdes por los servicios del liniero ofensivo Kelechi Osemele.

Sí, el gerente general Reggie McKenzie tiene en la mira los Playoffs, instancia a la que Oakland no ha tenido acceso desde 2002, cuando el equipo perdió el Super Bowl.

La campaña pasada dejó esperanza en los Raiders al terminar 7-9 bajo el mando del coach Jack del Río. La ofensiva parece tener a su líder en Derek Carr y el receptor Amari Cooper tiene la pasta de súper estrella.

La defensiva fue otra historia, particularmente contra el pase. Oakland terminó en el peldaño 26 de la Liga al aceptar 258.8 yardas aéreas por juego, en parte por la falta de un buen perímetro y también porque, además de Mack, los Raiders no tenían con quién apresurar a los pasadores.

Irvin podría solucionar parte de ese problema. Suma 22 capturas en cuatro años, incluidas 5.5 la temporada pasada. Irvin también es sólido contra la carrera y sabe defender el pase.

La otra adición que hizo McKenzie fue la del cornerback Sean Smith, quien firmó por cuatro campañas y 40 millones de dólares.

Smith ha permitido a los oponentes atrapar menos de 60% de los pases en siete temporadas en la NFL. Hará pareja con David Amerson, el mejor “corner” de Oakland en 2015.

En 100 juegos como titular, con Miami y Kansas City, respectivamente, Smith tiene 10 intercepciones y 80 pases defendidos.

El retiro de Charles Woodson no sólo dejó un hueco en la posición de safety, también privó a los Raiders de uno de sus líderes.

Se especula que los Raiders han puesto la mira en Eric Weddle, de San Diego.

Oakland y Houston no han especulado en la agencia libre, y esas son buenas noticias para México.

Temas Relacionados
asf Raiders Texans NFL
Guardando favorito...
 

Comentarios