Suscríbete

Un vistazo al futuro

De última 17/09/2016 10:30 María Teresa Hernández Actualizada 10:30

Viajamos a Nueva York para asistir al desfile de la Runway Collection 2017 de Lacoste y te traemos los detalles desde la pasarela

Cortesía

María Teresa Hernández

Cortesía

María Teresa Hernández

Cortesía

María Teresa Hernández

Cortesía

María Teresa Hernández

Cortesía

María Teresa Hernández

Cortesía

María Teresa Hernández

Cortesía

María Teresa Hernández

Cortesía

María Teresa Hernández

Cortesía

María Teresa Hernández

Apenas eran las diez de la mañana y Nueva York ya se derretía a 24 grados bajo la luz del sol. Dentro, en el estudio que Lacoste usaría como escenario para presentar su nueva Runway Collection 2017, el ambiente era distinto: plantas, palmeras, mucho verde, mucho blanco y mucha luz colándose a través de los senderos que instaló la producción. Editoras en tenis. Bloggers con polos de colores. Influencers de labios rojos y minifalda con diversos prints

Tras bambalinas estaba Felipe Oliveira Baptista, director creativo de la marca francesa desde 2010. Desde su fichaje como cabeza de Lacoste, su objetivo ha sido uno: posicionarla a nivel mundial y demostrar que lo sport también puede llevarse con estilo y versatilidad. Su nueva colección se inspira en un partido de tenis, mismo que imaginó desde Villa Malaparte en Capri, Italia. Desde ahí pensó en dos cuerpos dinámicos y bronceados intercambiando la pelota de un lado a otro, rodeados de pinos, arroyos y  piedras. Por eso su colección primavera/verano 2017 es una mezcla de comodidad, elegancia y sensualidad. 

Un miembro de la producción da luz verde a los modelos y empieza el desfile. Toallas, plataformas, sneakers blancos, rompers, hoodies de manga corta y trajes sastre son algunos protagonistas de la colección. Las tonalidades varían. A veces hay colores fríos —azul, gris, verde— y de pronto hay un salto de color a rosas, rojos y amarillos. Los modelos, por su parte, lucen un tanto andróginos. Y es que la propuesta de Lacoste realmente no está sujeta al género. Hay prendas que sin duda podrían agradarle a una mujer y viceversa.

El punto clave es que no debe existir una dicotomía entre la comodidad y el estilo. Para lograrlo, Oliveira  se inspiró en las batas de baño y outfits que Brigitte Bardot utilizó en Contempt, 
filme de Jean-Luc Godard. En consecuencia, las prendas muestran un estilo que también es muy sensual: vestidos ceñidos a la cintura  y zapatos suecos. Las prendas son tan prácticas como 
stylish, y por ello no dejan de lado el estilo del diseñador: piezas modulares y reversibles que cuentan con detalles utilitarios como mangas retráctiles y correas. 

 

 

Comentarios