Suscríbete

Un giro en la historia

El icónico Reverso de Jaeger-LeCoultre cumple 85 años, y la casa relojera lo celebra con un nuevo guardatiempos

De última 30/04/2016 05:40 María Teresa Hernández Actualizada 05:40
Guardando favorito...

Hagamos una pausa para retroceder en el tiempo. Una tarde de 1931, en París, René Aldred Chauvot patentó un reloj de pulsera capaz de deslizarse de su base y dar la vuelta sobre sí mismo. De este modo, Reverso se integró a la línea Jaeger-LeCoultre y transformó el mundo de la alta relojería.

 Ahora viajemos un poco más, porque quizá la verdadera historia no inició hace 85 años, sino un poco antes: en 1930, durante un viaje a la India, un empresario suizo —llamado César de Trey— asistió a un partido de polo que se disputaba entre oficiales de la armada británica. Y ahí, en medio del campo, uno de los jugadores que recién había estrellado la carátula de su reloj le pidió crear una pieza tan resistente como para soportar los posibles golpes derivados de un encuentro del deporte. El empresario aceptó el reto. Acto seguido, acudió a  Jacques-David LeCoultre, dueño de una manufactura, para pedirle crear los movimientos que pondrían en marcha el reloj. 

El resultado fue una pieza única. Reverso da una vuelta y al otro lado de su carátula se revela algo inesperado, ya sea un detalle de personalización en grabado —por ejemplo, las iniciales de quien posee el reloj— o una segunda esfera con sus propios detalles y complicaciones. Es, en palabras de sus creadores, un “lugar en el que se despliegan el savoir faire relojero de la Maison y su inventiva sin límite”.

Hacer la diferencia

Para hacer sentir a cada cliente que posee una pieza única de alta relojería, Jaeger-LeCoultre no sólo innova en sus calibres y se preocupa por crear ediciones limitadas, sino que preserva la personalidad de todos  sus relojes y se atreve a adaptarlos a las necesidades de sus compradores. De este modo, no basta el grabado artesanal de la cara oculta del Reverso, sino que ofrece tres tamaños distintos para cada pieza y la opción de modificar algunos otros detalles, como las correas.  

La pieza con la que Jaeger-LeCoultre celebra los 85 años de su reloj icónico es el Reverso Tribute Calendar, que al frente posee un calendario completo (horas, minutos, día, mes, fecha y fases de la luna) y en el reverso cuenta con doble uso horario e indicador día/noche. La caja en oro rosa de 18 quilates, sus índices aplicados a mano y el brazalete en piel de aligátor marrón con hebilla desplegable son el toque final de este modelo increíble que se limita a 283 piezas. 

Guardando favorito...

Comentarios

 

Recomendamos