20 | MAR | 2019
Órgano oaxaqueño de 150 años recupera su sonoridad
Foto: INAH

Órgano oaxaqueño de 150 años recupera su sonoridad

27/12/2016
15:05
Redacción
-A +A
El órgano de la iglesia de San Matías Jalatlaco, Oaxaca, quedó abandonado en la década de 1970

El órgano de la iglesia de San Matías Jalatlaco, Oaxaca, recobró su sonoridad al cumplirse 150 años de su construcción. Los resultados fueron presentados en el marco del Coloquio de Conservación de Órganos Tubulares, que organizó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), organismo que informó de la restauración en un comunicado.

El trabajo de restauración del órgano histórico de la iglesia de San Matías Jalatlaco, Oaxaca, fue realizado por el Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca (IOHIO), bajo la supervisión de especialistas de INAH. 

Ryszard Rody, organista e investigador del IOHIO, recordó que la construcción del órgano se remonta a 1886, cuando el organero Nibra fue comisionado para construirlo. Sin embargo, tuvo una serie de fallas por lo que fue reparado en varias ocasiones.

En 1889, Pedro Nibra hizo uno de las reparaciones, lo que le permitió que funcionara debidamente hasta 1945, cuando José Delgado, organero de Guadalajara, lo arregló nuevamente. Posteriormente, llegó a Jalatlaco un órgano Hammond y, con ello, el instrumento tubular quedó en el abandonó en la década de 1970.

Eric González, responsable de la restauración, indicó que para devolverle la funcionalidad al órgano se intervino en dos etapas: en la primera se atendió la estabilidad material y estética de la caja, y en la segunda el mecanismo sonoro.

Previo a la intervención se hizo un registro detallado de la pieza para documentar el estado inicial y su técnica de manufactura. Posteriormente se retiraron los elementos sonoros y se procedió a una fumigación de la caja y el fuelle que presentaban larvas de insectos xilófagos.

En la segunda etapa, efectuada de abril a julio de 2016, se trabajó en la mecánica sonora del órgano. Se desmontaron los tubos, fuelles, secreto y teclado. Se hizo la limpieza de todos los elementos y se aplanó el secreto (caja provista de un sistema de válvulas y canales de aire en la cual se apoyan los tubos del órgano).

Se remplazó la madera del fuelle, que también estaba afectada por los insectos, y se limpió el teclado; se restituyó más de 70 por ciento de  los tubos faltantes y se afinaron para darle nuevamente sonido.

nrv

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios