Revueltas y Lavista, juntos en un libro para escuchar

Ana Gerhard ha seleccionado en un libro-disco 20 piezas de compositores desde el barroco hasta el siglo XX

Ilustración de Margarita Sada sobre “Jardines bajo la lluvia” de Debussy (IMAGEN TOMADA DEL LIBRO EL AGUA)
Cultura 02/08/2016 00:24 Yanet Aguilar Sosa Actualizada 11:16

[email protected]

En Clepsidra, el compositor mexicano Mario Lavista transmite que agua, tiempo y música están relacionados. En “Alla hornpipe” de Música acuática, el alemán Georg Friedrich Händel no quiso representar el agua, pero la pieza fue estrenada durante un paseo que el rey Jorge I de Inglaterra realizó por el río Támesis una tarde de verano de 1717. En “La trucha”, del Quinteto para cuerdas y piano, Franz Schubert evocó las ondas del riachuelo donde vivía un pececito.

Esas tres son historias de obras de compositores de música clásica que evocan el agua. Las tres piezas, junto con otras 17, fueron seleccionadas por la pianista Ana Gerhard en el libro-disco Introducción a la música de concierto. El agua, tercer volumen de una serie de cinco que busca acercar a los niños a la música clásica.

Luego de haber publicado Seres fantásticos y Las aves, Ana Gerhard presenta El agua, que propone un viaje a través del tiempo para conocer algunas de las formas en las cuales el agua ha inspirado a músicos de diversas épocas y latitudes. De nuevo, la autora, ahora acompañada por la ilustradora Margarita Sada, propone una obra para leer, escuchar y sentir el fluir de la música y del agua.

“Uno de los temas propuestos fue el agua porque conocía varias piezas, pero al ponerme a hacer realmente la investigación para seleccionar las 20 piezas, escuche infinidad de obras, las que se quedaron fueron las que más me llamaron la atención y entraban bien para dar una gama muy completa de la historia de la música. Entraron piezas desde el barroco temprano hasta la música contemporánea de finales del siglo XX; descubrí algunas que yo no conocía y que me dio mucho gusto encontrar, algunas sí las conocía pero no conocía realmente la historia que está detrás de la música”, señala Gerhard.

En entrevista, la pianista que desde hace varios años se ha dedicado a promover el gusto por la música de concierto entre los niños, realizando series radiofónicas para Radio Educación y Opus 94, y espectáculos de títeres con la compañía Allegro Scherzando, de la cual fue directora, asegura que absolutamente todos tenemos la sensibilidad para disfrutar esta música y que sólo hace falta abrirse y estar dispuesto a escuchar dos minutos esa música.

“Al iniciar la carrera empecé a dar clases a niños y empecé a darme cuenta que disfrutaban mucho las piezas que les ponía pero que la gente mayor tenía este tabú o prejuicio de que les parecían distantes. Me di cuenta que los niños están abiertos a todo, y pensé: ‘antes de que empiecen a crecer con este tabú hacia la música clásica vale la pena que la conozcan’. Y entonces comencé a realizar ciertas actividades que me llevaban a acercar a los públicos infantiles a la música clásica, durante mucho tiempo trabajé con títeres, hice adaptaciones como La flauta mágica, de Mozart, o Las cuatro estaciones, de Vivaldi, o El pájaro de fuego, de Stravinsky, para que los niños las vieran a través de los títeres”, señala Ana Gerhard.

Luego de esas apuestas y de sus programas de apreciación musical en radio, la pianista desarrolló el proyecto de los libro-discos y la colección Introducción a la música de concierto, que publica Océano Travesías.

“Ha sido un trabajo que he disfrutado muchísimo y me ha dado mucho gusto ver que han tenido muy buen recibimiento, que se han traducido a varios idiomas, que ya se reimprimieron los dos primeros volúmenes y que ahora sale este nuevo libro, en cuya selección están dos mexicanos: Silvestre Revueltas con Redes, y Mario Lavista con Clepsidra. “La pieza de Lavista es bellísima, es sobre un reloj de agua, un aparato interesante que nos habla de cómo el fluir del agua marca el fluir del tiempo y de alguna forma se asemeja con el fluir de la música, es decir, cómo esos tres elementos están relacionados”.

Introducción a la música de concierto. El agua incluye obras de Bach, Vivaldi, Beethoven, Debussy, Liszt, Ravel, Britten, Crumb y Takemitsu, entre otros compositores. Se trata de un libro-disco que ofrece dos páginas a cada pieza musical en la que hay una breve biografía del autor, la historia de cada pieza, una guía auditiva y el número de la pista que hay que buscar y escuchar en el disco.

Comentarios