X

Juan José Millás seuduce el Hay Festival

Con garbo y con su eterno humor que casi siempre está pintado de negro, el narrador sedujo durante casi hora y media a los asistentes al Teatro de la Ciudad

Millás contó varias de sus historias, esas que nacen de hechos cotidianos, de una mosca salvada de morir congelada en el refrigerador, una caja de cerillos, pero de cómo dio paso a contar su vida en la novela autobiográfica "El mundo". FOTO: Archivo.
Cultura 03/09/2016 13:25 Yanet Aguilar Sosa Querétaro Actualizada 13:21
Guardando favorito...

El escritor y periodista español Juan José Millás, una de las cartas fuertes del Hay Festival Querétaro, demostró anoche que es uno de los narradores más destacados de España, confirmó su habilidad para contar historias a partir de hechos mínimos, de objetos aparentemente inanimados; de momentos de su propia historia.

Con garbo y con su eterno humor que casi siempre está pintado de negro, el narrador sedujo durante casi hora y media a los asistentes al Teatro de la Ciudad que se dieron cita para escuchar de dónde vienen sus historia y qué caracteriza su literatura.

Ante un auditorio repleto que únicamente se movió de sus asientos, sacudidos por las carcajadas, Millás contó varias de sus historias, esas que nacen de hechos cotidianos, de una mosca salvada de morir congelada en el refrigerador, una caja de cerillos, pero de cómo dio paso a contar su vida en la novela autobiográfica El mundo.

"Es una  novela que tiene mucho que ver conmigo porque es una novela autobiográfica. Originalmente no estaba pensada como novela, ni siquiera se me había pasado por la mente que yo escribiría algún día una autobiografía pero como la mayoría de las cosas que surgen por azar, esta surgió por azar", señaló.

Dijo que él estaba escribiendo para El País una serie de reportajes que titularon el "Proyecto sombra". Consistía en que él pasaba todo el día con determinada persona y luego escribía su experiencia con esa persona. “El editor me pidió terminar el proyecto con una sombra hecha por mí a mí mismo. Al principio el encargo me pareció un poco estrambótico pero cuando a los escritores nos siembran una cosa en la cabeza, yo empecé a darle vuelta; al día siguiente empecé a perseguirme, a observarme".

La noche del segundo día del Hay Festival de Querétaro concluyó con una sesión con este escritor y periodística magnífico que habló de la vida, del mundo, de la gente, de los objetos y de la vida cotidiana. De la división que no existe en narrativa y periodismo porque tienen en común la escritura.     

 

sc

Guardando favorito...
 

Noticias según tus intereses

Comentarios

El Universal

Las Indispensables

Termina tu día bien informado con las notas más relevantes con este newsletter

Al registrarme acepto los términos y condiciones