La NASA aisló a científicos

La iniciativa fue financiada por la NASA y desarrollada por la Universidad de Hawaii, en Estados Unidos

La NASA liberó a científicos que mantenía cautivos
En los próximos meses, estos seguirán trabajando con los voluntarios para indagar más sobre cómo se sintieron. (FOTO: Especial)
Ciencia y Salud 30/08/2016 14:43 GDA / El Mercurio / Chile Chile Actualizada 16:54

Seis científicos acaban de salir, después de un año, de una simulación de la vida en Marte, durante la cual vivían en el aislamiento total en una montaña en Hawai, para probar cómo le iría a un equipo en el duro paisaje de Marte.

La iniciativa fue financiada por la NASA y desarrollada por la Universidad de Hawaii, en Estados Unidos. Se le considera la segunda más larga de su clase, la supera un experimento ruso de 520 días- y en ella participaron voluntarios hombres y mujeres provenientes de Estados Unidos, Alemania y Francia. Entre ellos, estaba el astrobiólogo francés Cyprien Verseux, quien poco después de abandonar el domo y saludar a su familia, dijo estar seguro de que una futura misión a Marte sería exitosa.

"Es realista. Creo que los obstáculos tecnológicos y psicológicos pueden superarse", explicó luego de indicar que lo más desafiante de la experiencia resultó ser la monotonía. "Siempre estábamos en el mismo lugar, siempre con las mismas personas". El científico convivió con un físico, un piloto, un arquitecto, un periodista y un especialista en suelo. Para pasar el rato, juntos optaron por aprender a bailar salsa y a tocar el ukelele.

Invernadero

La investigación "es vital en lo referente a elegir tripulantes, determinar cómo van a trabajar en diferentes clases de misiones y resolver los aspectos relacionados con una colonización", explicó Tristan Bassingthwaighte, parte del equipo de la Universidad de Hawaii.

En los próximos meses, estos seguirán trabajando con los voluntarios para indagar más sobre cómo se sintieron, de qué forma resolvieron conflictos personales, qué aspectos técnicos resultaron más difíciles, qué recomendarían para optimizar los resultados y qué cosas los sorprendieron. "Uno puede conseguir agua en un terreno aparentemente seco", ejemplificó la voluntaria Christiane Heinecke.

Se refería a los resultados que tuvieron armando un invernadero en un terreno que se considera hostil; la alta elevación de la zona significa que casi no hay crecimiento de vegetación, similar a lo que se presume del suelo marciano.

De ahí que entre las cosas que los participantes dijeron estar más ansiosos de volver a ver estuvieran sus familiares, animales e incluso plantas. En una conferencia de prensa desarrollada a los pocos minutos de abandonar el domo, también manifestaron querer bañarse en el océano y comer productos frescos: en los últimos doce meses, la base de su dieta fue el queso en polvo y el atún en lata.

Aunque por ahora no se conocen mayores detalles, la NASA ha anunciado su intención de enviar una misión humana a Marte en el año 2030.

 

jpe

Comentarios