Creamos en nosotros y creemos un México mejor

César Camacho Quiroz

En el Estado de México he invitado a los mexiquenses a creer y crear un país en el que todos los mexicanos podamos alcanzar el éxito personal, donde las mujeres sean primero, y todos vivamos mejor, empezando por gozar de total seguridad.

Aunque la convocatoria a participar activamente en el movimiento que nos permita lograrlo, apenas se lanzó, ya son cada día más mexiquenses los que comparten nuestros propósitos y se suman para participar activamente.

Lograr el éxito personal, precisa que todas y todos tengamos un arranque más parejo; eso significa que quienes nacieron con alguna desventaja, cualquiera que ésta sea, tengan un apoyo adicional que les permita competir con posibilidades de ganar. Que sobre todo los niños cuenten con educación de excelencia y todos los jóvenes, sin excepción, cursen y terminen la prepa y, por qué no, más adelante puedan ingresar a alguna institución de educación superior, además de aprovechar las carreras técnicas que tantas vidas han transformado positivamente. Implica también que los hospitales públicos estén perfectamente bien equipados y surtidos de medicamentos para todo tipo de enfermedades, particularmente las de mayor incidencia y que arrasan con la economía de las familias. Alcanzar el éxito requiere que haya más inversiones; que echar a andar un negocio sea más sencillo que nunca, que se produzcan más alimentos y que lleguen a mejor precio a las mesas de todos los mexicanos.

Que las mujeres sean primero significa reconocer que, si ya ocupan el centro de nuestra vida privada, sean el corazón de nuestra vida pública. Abatir la violencia, el acoso y la inseguridad que ahora padecen, facilitarles el acceso a financiamientos a cambio de lo que más valoran, mejor protegen y siempre honran: su palabra.

Para vivir mejor y gozar de mayor seguridad, es necesario que nos comprometamos a realizar al menos tres cosas simultáneamente: primero, mejorar la convivencia social y prevenir la delincuencia; después, recuperar la confianza en los policías y dignificar su función, su vida y la de sus familias; y tercero, atacar más eficaz y notoriamente los ingresos de los delincuentes y castigar a todo aquél que la haga, con rigor, aunque respetando sus derechos, y protegiendo siempre a las víctimas.

Confirmo en mi intenso diálogo con ellos, que los mexiquenses somos entrones, aventados, creativos y ganadores. Que estamos en el momento de aprovechar nuestras fortalezas para ganar de manera definitiva el futuro.

La tecnología es nuestra aliada y el gobierno debe ser el facilitador para desatar el potencial que poseemos. A eso aspiro como uno más entre millones; y para servir a mis paisanos les he propuesto llegar al Senado de la República y, desde ahí, “rifármela” con ellos.

@ CCQ_PRI

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios