Suscríbete

Robo de identidad puede costarle 50 mil

Aumentó el fraude mediante uso de e-mails apócrifos y llamadas. Prodecon: se investigan más casos; ven más vulnerable a pymes

El robo de identidad es un delito que en los últimos años ha tenido una tendencia al alza en el país y que, según especialistas, en promedio les cuesta entre 40 mil y 50 mil pesos a las personas defraudadas (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
Cartera 28/09/2015 03:20 Antonio Hernández Actualizada 09:31
Guardando favorito...

[email protected]

Cargos por 40 mil a 50 mil pesos generados por robo de identidad en tarjetas de crédito y cuentas de ahorro es el costo promedio de pérdidas de clientes defraudados por este delito. Según la organización En Defensa del Deudor, el desconocimiento de usuarios es la principal causa de que se otorguen datos personales de cuentas bancarias, además de estados de cuenta impresos que no destruyen.

“En 2014 y lo que llevamos de 2015, hemos visto un incremento del robo de identidad, con correos electrónicos apócrifos y llamadas a tarjetahabientes. Especialmente en tarjetas de crédito”, dijo Ángel González, presidente de En Defensa del Deudor.

Aseguró que la recurrencia de casos es por falta de información de los usuarios que siguen otorgando sus datos a pesar de que los bancos no los piden a través de estos medios.

“De cada 10 personas que dejan de pagar su tarjeta, tres lo hace por este tipo de controversias con la institución, porque obviamente nadie va a querer pagar algo por lo que no gastó. El monto promedio es de 40 mil a 50 mil pesos, en instituciones como Bancomer, Banamex y Santander, pero también ha habido casos donde han vaciado sus cuentas por más de 200 mil pesos”, comentó.

Sin embargo, ha llamado la atención que los criminales han obtenido el número clave que genera el token de bancos para realizar una operación.

“Los bancos no han podido explicarnos cómo hacen los delincuentes para ingresar el token en transferencias a cuentas de terceros. Solamente para dar de alta una cuenta se pide el número dinámico que se genera en este dispositivo y ni las instituciones han dado con la operación de defraudadores, porque independientemente de las contraseñas de los clientes, se requiere la clave del token”, destacó.

En tanto, la información que se deja en correos impresos o estados de cuenta en buzones de casas es un medio para robar información y obtener créditos a nombre de un tercero. “También se vuelve a una etapa en un pico de colocación de créditos. Al operar con promotores que trabajan bajo comisión, en ocasiones las instituciones no tienen el cuidado suficiente para verificar la información que se les proporciona y es donde comienza el problema”, destacó.

Prodecon y el caso Mérida. Después de que la Comisión Nacional Para la Defensa y Protección de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) diera a conocer que fue a partir de un caso en Mérida, Yucatán, de robo de identidad descubierto por la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) que las autoridades iniciaron a trabajar en medidas para contrarrestar el tema, esta dependencia afirmó que investigan más casos.

“Traemos otros casos muy similares que avanzan. Creemos que en el corto plazo van a tener el mismo resultado a favor del contribuyente y en otros recabamos evidencia”, dijo Francisco Javier Ceballos, subprocurador de Protección de los Derechos de los Contribuyentes de la Prodecon.

En el caso de Mérida, la autoridad detectó que un contribuyente reportaba ingresos inferiores a los depósitos que se registraban en su cuenta, con lo que fue requerido por el SAT. Después de varios meses de investigación, se determinó que este contribuyente fue víctima de un robo de identidad.

“Es importante que aquellas personas que detecten haber sido víctimas de robo de identidad, se acerquen a la Prodecon para hacer una investigación y si es un robo de identidad determinar si hay una cuenta bancaria donde hay depósitos y esto pueda acarrear un crédito fiscal por ingresos no declarados”, destacó.

Proteger a pymes . Para American Express, los ataques que reciben compañías implican mayores inversiones de seguridad, ya que los las amenazas provienen de organizaciones bien estructuradas de cualquier parte del mundo, siendo las pequeñas y medianas empresas las más susceptibles.

“Hay que reforzar a las pequeñas y medianas empresas, ya que hacen muchos negocios on line y tienen que dimensionar bien la problemática, ya que son muy vulnerables y después de un ataque pueden quedarse fuera de su negocio”, advirtió el presidente y director general de American Express México, José María Zas.

jram

Temas Relacionados
Prodecon Robo de datos
Guardando favorito...

Comentarios