Suscríbete

OnStar: Un ángel de la guarda en el auto

Tecnología para asistencia, seguridad y acompañamiento

Autopistas 15/09/2016 16:41 Christian Pérez Vega Actualizada 16:41

La tecnología de asistencias en los autos ha evolucionado hasta convertirse  hoy en día en un servicio completo  para apoyar  a los conductores, desde la asistencia  más básica; como la navegación y recordatorio de mantenimientos del vehículo, hasta ofrecer ayuda en caso de una emergencia mayor (en un choque o fallas mecánicas  de la unidad).

En nuestro país, una de las tecnologías más avanzadas en ese sentido es OnStar, un servicio de asistencia  y acompañamiento en el manejo disponible en  vehículos de General Motors.  

“OnStar ya tiene tres años en el mercado mexicano. Llegó primero en las pick ups Cheyenne y   Sierra y  hoy ya se extiende a 30 modelos a lo largo de las cuatro marcas del Grupo, desde el subcompacto Spark Activ hasta el SUV de lujo Cadillac Escalade.  En este poco tiempo, en el país  ya circulan más de 58 mil unidades con esta tecnología y poco a poco ha ido creciendo conforme la gente va conociendo el sistema y el abanico de servicios que ofrecemos”, comenta Alfonso Monreal, gerente de relaciones públicas y asuntos de gobierno para OnStar en México.

Azul y rojo.

 Las asistencias y servicios  que ofrece  el sistema son solicitadas  presionando  un botón, que regularmente está en el retrovisor del auto, (azul para asistencias básicas como navegación, diagnostico del auto y abrir puertas, entre otros. El   rojo es para las emergencias mayores como accidentes de tránsito) o bien; en caso de que ninguno de los ocupantes pueda oprimir algún botón el mismo vehículo se enlaza al Call Center para que los operadores inicien la gestión y contacten a las autoridades con el fin de enviar los servicios de asistencia que se requieran  al lugar del percance (seguro, ambulancias, policía, etc).

“OnStar es un asistente disponible las 24 horas, los 365 días del año. Hoy,  entre los más de 56 mil unidades que se tiene, ya hay más de 720 mil interacciones en estos tres años, se incluyen desde la persona que presiona alguno de los botones en el retrovisor hasta los  que utilizan la aplicación Remote Link. En esta última se pueden accesar a información del auto como  la cantidad de combustible, presión de aire de llantas, prender el auto, abrir  puertas, sonar el claxón o encender  las luces, entre otras opciones. El servicio que más se utiliza es la navegación” Según Alfonso, en el caso de la asistencia de emergencia, a través del botón rojo, lo común es que se use en choques leves; ahí  se  apoya en  llamar al seguro entre otros aspectos que el conductor en ese momento no puede hacer por estar bajo la presión del accidente. Si es algo más serio, entra el servicio de respuesta automática de accidentes, en la que el sistema utiliza la información generada en el percance; como la velocidad,  lado del impacto, despliegue de bolsas de aire y por supuesto la  ubicación del auto.

Esto se envía al Call Center y de inmediato un asesor hace el contacto y pregunta si hay heridos y entra en una conferencia con las autoridades  del  lugar donde haya ocurrido el percance para darles toda la información que se generó y la que se tiene del auto y conductor para que  envíen patrullas, ambulancias, bomberos o lo que se requiera.

Cobertura total.

De acuerdo a Monreal, el sistema tiene una amplia cobertura en el país, ya que  se vale de una tarjeta SIM diseñada solo para el programa, ésta  se enlaza a la red celular que se tenga a la mano por medio de roaming. “Se conecta a la señal más fuerte que esté disponible en el lugar, sin importar de qué compañía sea, por lo que es muy difícil que no tenga cobertura”.

La evolución.

El sistema inició hace 20 años  con el monitoreo de bolsas de aire; hoy en día se puede recabar información del motor, transmisión, dirección y muchos otros elementos por medio de los sensores que se montan a los autos desde la fabricación, mismos que a decir de Alfonso, no necesariamente han aumentado el valor de los autos.

“La gente piensa que por tener más tecnología un auto cuesta más y no es así. Este sistema nace con el auto, no es algo que se tiene  que comprar después; es decir, no es una operación postventa o accesorio.  El usuario lo que tiene que pagar es la continuidad del servicio. Hoy, cuando compras un auto, viene con un año gratis y posteriormente  es una renta  de 300 o 400 pesos mensuales, depende del paquete de servicio que se requiera, sin importar si es un Chevrolet Spark o un Cadillac  Escalade”.

En cuanto a nuevos servicios para México, en días pasados se  anunció la red  4G LTE  a partir de algunos vehículos, año modelo 2018.

Comentarios