Se encuentra usted aquí

Islas Marías

En los 50 confinaba por igual a los presos de mayor peligrosidad y a disidentes políticos, bajo prácticas de extrema crueldad
19/02/2019
04:27
-A +A

“Las Islas Marías son, a lo más, una idea, un concepto, nunca un lugar situado en el tiempo y en el espacio. Acaso alguna playa de arena hirviendo, blanca, sin color, donde el sol bebe tierra. Alguna tierra de hombres vencidos, cuyas cabezas se inclinan sobre el tiempo, abarcando en los brazos, sin contener, toda la condena. ¿Qué pueden ser las Islas Marías? No una tierra sino un gesto; escena pura, drama monstruosamente simple y apagado, sin recurso hacia la vida, como un golpe pequeño y débil que se diera en lo más hondo del mar. Algo lejano y amarillo sin referencia”.

Así describió José Revueltas a este pequeño archipiélago de cuatro islas, ubicado en el pacífico mexicano, frente a las costas de Nayarit, donde, en el año 1905, Porfirio Díaz, estableció el primer centro penitenciario federal, con una población de 190 personas privadas de su libertad, replicando el modelo de la Isla de Alcatraz, en California y el de la isla del Diablo, en la Guyana francesa, reproduciendo las mismas y deleznables prácticas de aquellos penales, donde, tras la Revolución mexicana, Álvaro Obregón enviaba a encarcelar a los políticos disidentes al régimen.

Como parte de este modelo carcelario, durante los años 40 llegaron las primeras familias de los presos a vivir con los sentenciados, situación que ha prevalecido, hasta hoy, con un muy reducido número de familias, entre las que se encuentran ocho niños.

Durante la década de los 50, el Centro Penitenciario confinaba, por igual, a los presos de mayor peligrosidad, junto con los disidentes políticos, bajo prácticas de extrema crueldad como el trabajo forzado, los grilletes y el apando, el que consistía en un cubo de láminas de acero de alrededor de un metro cúbico, ubicado a la intemperie bajo los rayos de un intenso sol, de donde surge la fama de la prisión más cruel e inhumana de México, de la que diera testimonio la película, Las Islas Marías, protagonizada por Pedro Infante en 1951.

Son muchas las historias de horror que dan cuenta de la violencia sufrida en esa prisión, al igual que de los personajes que fueron confinados en ella: José Revueltas, el gran escritor mexicano; la madre Conchita, Concepción Acevedo de la Llata, acusada de ser la autora intelectual del asesinato de Álvaro Obregón; Pancho Valentino, “el Ministro del Demonio”, un luchador profesional que asesinó a un cura; José Ortiz Muñoz, “el Sapo”, un sanguinario soldado, que se arrogaba el asesinato de 150 personas durante una manifestación en León, Guanajuato en 1946, y que fue trasladado del Palacio Negro de Lecumberri, tras el asesinato de un migrante cubano, así como el General Ricardo Martínez Perea, acusado de colaborar con el tráfico de drogas, liberado apenas en 2016. O personajes emblemáticos, como el padre jesuita Juan Manuel Martínez Macías, “el padre Trampitas”, quien vivió en las islas durante 37 años de manera voluntaria.

Una historia negra que hoy queda atrás, tras la determinación del Presidente de la República, quien ha emitido un decreto para cerrar el penal y dar cabida a la consolidación de un área natural protegida, declarada por la Unesco como Reserva de la Biosfera en 2010, abierta a la investigación científica, así como a la formación y recreación para niñas, niños y jóvenes que encontrarán un espacio para las artes y la cultura en lo que será el Centro de Educación Ambiental y de Capacitación “Muros de agua-José Revueltas”, lo que marcará un nuevo paradigma en la política y la historia penitenciaria del país, regidas bajo los principios de reinserción social y respeto a los derechos humanos, dejando atrás los grilletes y la tortura, abriendo una puerta a la libertad.

Subsecretario de Derechos Humanos,
Población y Migración

Más sobre el autor

Comentarios