Cuidado con la estupidez

Alejandro Encinas

No hay plazo que no se cumpla. El próximo domingo 85 millones de mexicanos podrán acudir a las urnas y participar en un proceso electoral que redefinirá el rumbo del país.

Se trata de un proceso peculiar, enmarcado por un escenario de violencia y deterioro institucional sin precedente, que a la fecha registra 116 homicidios de candidatos y dirigentes vinculados al proceso electoral; una creciente presencia de la delincuencia organizada que impone o intimida a candidatos; violencia verbal; violencia política de género: Violencia.

Este escenario alcanzó a la Ciudad de México, que registra las elecciones más violentas desde 1988, año en que fueron asesinados los responsables de la estructura electoral del Frente Democrático Nacional, Xavier Ovando y Román Gil, así como jóvenes brigadistas del Frente Democrático Nacional.

Nos encontramos ante la displicencia y complacencia de la autoridad electoral, que, bajo el manto de una legislación ambigua, minimiza este entorno y justifica sus omisiones, aquejada por un síndrome del usuario que la lleva a asumir que el proceso se realiza en plena normalidad democrática, cuando en realidad elude sus obligaciones como órgano garante de la legalidad e imparcialidad en el proceso, y con ello de elecciones libres y en paz.

La autoridad electoral se ha convertido en una burocracia extraviada en su laberinto, ausente ante las acciones que ensucian el proceso. Ante ella desfilan la guerra sucia, sus calumnias y mentiras; el uso y desvío ilegal de recursos públicos; las amenazas de despido a trabajadores si no apoyan a determinado candidato; la compra de votos y hasta la entrega de tarjetas de débito con recursos, que, sea cual sea su origen, constituye un acto ilícito.

A lo que se suma la emergencia del conservadurismo que existe en algunos sectores de nuestra sociedad y que hoy ha salido del clóset, que se expresa en un profundo desprecio por la democracia y la libertad del voto promovido por los barones del dinero, para quienes la democracia y las instituciones deben prevalecer a condición de que se mantengan sus intereses y privilegios; de la intelectualidad “ilustrada” que conjura a las fuerzas del mal a fin de mantener el estado de las cosas, y de los voceros oficiales y oficiosos que ahora pretenden acreditar, a partir de encuestas falsas, que los indecisos, sean quienes sean éstos, definirán el resultado de la elección.

Lo paradójico de esta situación es que, pese a la adversidad que presenta este escenario, todo indica que la opción encabezada por Andrés Manuel López Obrador se alzará con un resultado a su favor, y que la amplia ventaja que le otorgan las encuestas anula el margen de maniobra que pudiesen tener la operación política gubernamental, los aparatos corporativos partidarios, la compra del voto y las acciones fraudulentas tradicionales, lo que irrita más aún a quienes palidecen ante un ejercicio democrático efectivo y a los grupos de interés que se resisten a un cambio de paradigma.

Es deber de todos, en particular del gobierno, de las autoridades electorales, de los partidos políticos y sus candidatos, garantizar elecciones libres y en paz, así como frenar cualquier pretensión por desestabilizar la jornada electoral. Solo la estupidez puede poner en riesgo la estabilidad política del país.

 

Senador de la República.

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios