El dinosaurio al desnudo

Alberto Aziz Nassif

El caso Chihuahua devela cómo opera el pacto de impunidad y por qué estamos en una regresión autoritaria. El dinosaurio que se sentía protegido, ahora camina desnudo frente a todo el país

Cuando estamos metidos en una crisis, como la que hoy se da entre el gobierno de Chihuahua y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), resulta complicado saber cómo terminará. También es difícil vislumbrar las consecuencias que dejará este acontecimiento, pero quizá el movimiento contra la corrupción será el tema de la sucesión presidencial en curso. Ya tenemos un régimen en decadencia y un proceso electoral en curso.

Lo que ha sucedido con la denuncia del gobernador Javier Corral y las respuestas del gobierno y del PRI en estos últimos días, marcan un dilema político para esta sucesión presidencial: seguir con un sistema de alta corrupción, protegido por un pacto de impunidad que está bien representado por el PRI y sus satélites, que nos ha llevado a una grave regresión autoritaria, o buscar una alternativa que rompa ese pacto, restaure el sistema democrático y logre modificar el modelo de desigualdad y violencia en el que estamos atrapados como país.

1.—Reglas y voluntades. Uno de los temas que se repite con más frecuencia en estos años es el de los escándalos de corrupción pública. Uno tras otro han caído al menos 15 gobernadores. Con un sistema judicial lleno de huecos y escapatorias, se observa cómo la tortuga de la justicia no alcanza a reparar el enorme daño que han causado estos malos gobiernos plagados de corrupción. Hay reglas y se ha creado un sistema nacional anticorrupción, pero hay tanta resistencia para que este sistema pueda operar en buenas condiciones que no ha logrado despegar porque seguimos sometidos al pacto de impunidad. Una vez más se comprueba que puede haber reglas y leyes, pero si falta voluntad política y organización social, los sistemas no funcionan. En México somos especialistas en tener leyes progresistas, pero acuerdos autoritarios y poderosos que vuelven inservible cualquier regla. Con el caso Chihuahua se comprueba que es indispensable tener mucha voluntad para romper las inercias y enfrentarse al gobierno federal.

2.—Un caso o un modelo. Lo que denunció el gobernador Corral gira fundamentalmente sobre la corrupción del gobierno de César Duarte, sin embargo, abre una duda fundada de que no se trata de un caso aislado. Una cosa es que se tengan las pruebas que exige un proceso judicial, como ha pasado en Chihuahua, y otra cosa es que estemos ante el modo de operar de un régimen que nos regresó 40 años en la vida política del país. La hipótesis es que estamos ante un modelo de operación en donde las piezas del rompecabezas nos muestran el cómo opera el nuevo PRI. Desde la campaña de Peña Nieto hubo desviación de recursos, tarjetas para comprar votos y triangulación de dinero público que terminó en la campaña del PRI. Ya se sabía de este tipo de procedimientos, en el viejo régimen era la normalidad. Los expedientes del caso Chihuahua muestran hoy este sistema de operación que seguramente abarca muchos otros casos en el país.

3.—El control hacendario y la discreción. La iniciativa de Javier Corral ha sido un golpe muy duro para el gobierno de Peña Nieto y para el “ciudadano” Meade. Después de varios días no han logrado una buena estrategia de defensa, se contradicen y han recurrido a las mentiras e insultos que sólo muestran el enorme impacto del golpe recibido. No sólo se devela un modo de operación fraudulenta con recursos públicos, sino un sofisticado mecanismo para controlar a los gobiernos locales a través de la discrecionalidad de la autoridad hacendaria. Resulta extraño y, al mismo tiempo, entendible, observar que el resto de los gobernadores de oposición no han dicho una sola palabra sobre su relación con la SHCP. Como se trata de relaciones únicas predomina el incentivo de sacar adelante los convenidos y acuerdos para su estado, antes de solidarizarse con una causa que ponga en riesgo los recursos.

El caso Chihuahua devela cómo opera el pacto de impunidad y por qué estamos en una regresión autoritaria. El domingo pasado en la plaza pública de ese estado norteño se expresó el inicio de un movimiento que jugará en la sucesión presidencial. De esta forma, el dinosaurio que se sentía protegido rumbo al 1º de julio, ahora camina desnudo frente a todo el país…
 

Investigador del CIESAS. @AzizNassif

TEMAS RELACIONADOS
Guardando favorito...

Comentarios