En Tigres no somos agrandados: Gignac

El delantero francés no se conforma con los títulos obtenidos hasta ahora con los Tigres, quiere ganar más

En Tigres no somos agrandados: Gignac
Su imagen ya está relacionada con la más gloriosa época de los Tigres. Foto: Imago 7
Universal Deportes 18/07/2019 00:01 Daniel Blumrosen Actualizada 00:01

Su imagen ya está relacionada con la más gloriosa época de los Tigres. Es el bastión de un equipo que se transformó hace cuatro años, cuando cruzó el océano Atlántico, pese a las dudas propias y de quienes le rodeaban, pero todavía hay algunas dagas enterradas en el corazón de André-Pierre Gignac.

Eso explica su insaciable hambre de gloria. Cuatro años, siete títulos y 92 goles en la Liga MX después, el ariete francés no está conforme.

“No estoy conforme con lo que ha pasado, con las Concachampions, con la Libertadores, en especial con el campeonato de Chivas, porque son finales perdidas y no me gusta perder”, dice. “Eso sí, está claro que —en cuatro años—, el balance es positivo, pero siempre quiero más”.

Ninguna le causa tanto dolor como aquel revés en la serie por el título del Clausura 2017, frente al Guadalajara. Única que ha perdido en el certamen local.
 

Las demás son internacionales: Libertadores 2015 (River Plate) y las Ligas de Campeones de la Concacaf (2015-16 ante el América, 2016-17 con el Pachuca y la más reciente, frente al Monterrey).

Pero su ímpetu no se vence y advierte que los felinos norteños pelearán en el Apertura 2019, cuyo debut será pasado mañana en contra del Morelia. “Soy un competidor y quiero más. La institución ya se acostumbró a ganar y queremos todo, pero no es fácil. Vamos por todo, pero sin ser agrandados ni creídos”.

Para muestra, el estatus que se da. Pese a estar empatado con Tomás Boy como el máximo anotador de los Tigres en cotejos oficiales (104 tantos) y ser la pieza angular de estos felinos de época, Gignac niega ser uno de los mejores elementos foráneos que han llegado a México.

“Eso no lo creo, porque hubo jugadores de alto nivel, quienes metieron 250 o 300 goles en la Liga, así es que no podemos hablar de eso, además de que no se pueden comparar las épocas y yo llegué a una etapa dorada de Tigres, donde mis compañeros son unos cracks, me acomodo súper bien con ellos y me ayudan mucho, así es que no creo que podamos decir que soy el mejor extranjero en la Liga”, revira.
 

De hecho, romper la igualdad con el Jefe no le inquieta, porque “tengo dos años para meter un gol, así que lo haré, pero lo que quiero es ganar más cosas”.

El francés valora la adaptación tenida a un país que ya le es entrañable. “Prefiero festejar un campeonato que dos Balones de Oro, pero es algo importante para mi familia por pasar de Francia a México y ver que todo va bien, porque hubo dudas cuando llegué..., no sabía cómo me iría, aunque han salido bien las cosas en términos generales”.

Pero no es suficiente para él.

[email protected]