Se escribe nuevo clásico colegial
Los Tigers mostraron músculo y dieron un repasón a Notre Dame. (RONALD MARTÍNEZ. AFP)

Se escribe nuevo clásico colegial

30/12/2018
06:50
Agencias
-A +A
Una vez más, Alabama y Clemson se enfrentarán en la final el 7 de enero

Miami.— El dominio en la NCAA no cambia. Por tercera ocasión en cuatro años, Alabama y Clemson se disputan el campeonato de la NCAA.

Ninguno tuvo complicaciones en los Playoffs. Crimson Tide venció 45-34 a los Sooners de la Universidad de Oklahoma. Unas horas antes, los Tigers superaron 30-3 a Notre Dame.

Nick Saban continúa con su arsenal defensivo, junto con la versatibilidad del quarterback Tua Tagovailoa, y está a una victoria de conversirse en el head coach más ganador en el futbol colegial, con siete títulos.

Tagovailoa le cobró factura a Kyler Murray, pasador de Oklahoma, por vencerlo en las votaciones en la premiación del trofeo Heisman.

El hawaiano no reflejó alguna molestía del esguince del tobillo izquierdo y lanzó para 318 yardas y cuatro pases de anotación.
 

Mientras que el galardonado quarterback de los Sooners se tardó en descifrar a la defensiva de Alabama.

Crimson Tide se enfrentará a los Tigers en el Levi’s Stadium el lunes 7 de enero.

En el Cotton Bowl, disputado en Arlington, Texas, Trevor Lawrence lanzó para 327 yardas y tres touchdowns, en la victoria sobre Notre Dame.

“Esto es lo que vinimos a hacer”, declaró Dabo Swinney, head coach de los Tigers. “Este experimentado grupo busca su tercer campeonato nacional en cuatro años”.

La dura y consolidada línea defensiva de Clemson, encabezada por Clelin Ferrell y Austin Bryant, frenó a Ian Book y los Fighting Irish, al contenerlos en 248 yardas y ninguna anotación.

Y a la ofensiva, los novatos fueron quienes guiaron al equipo. Lawrence, en apenas su décimo partido como titular, conectó 27 de 39 pases, pero no sufrió intercepción ante una defensa de Notre Dame que se había consolidado como una de las mejores del país.

El receptor Justyn Ross atrapó seis pases para 148 yardas y dos largos touchdowns.

Con un potente brazo, rapidez para lanzar pases y convertido en una latente amenaza en la bolsa de protección. Lawrence es el líder del equipo y en su próximo juego en los controles de los Tigers, tratará de convertirse en el primer pasador de primer año en darle a su equipo un campeonato nacional desde que Jamelle Holieway lo hiciera con Oklahoma en 1985.

Será el cuarto partido consecutivo que se miden en Playoffs.

El año pasado, Alabama triunfó en las semifinales. En la disputa por el título del 2016 —jugado en enero 2017— Clemson sorprendió con Deshaun Watson como quarterback. Un año antes, los pupilos de Nick Saban conquistaron la corona sobre los Tigers.

Mantente al día con el boletín de El Universal