Deja su celular a su hija y la niña manda foto íntima a los contactos

La mujer se sintió tan mal que incluso consideró renunciar a su trabajo

Deja-su-celular-a-su-hija-manda-foto-íntima-a-los-contactos
Sucedió en Estados Unidos. Imagen Pixabay
Techbit 04/11/2020 12:26 Redacción Tech Bit Actualizada 12:26

Todos hemos visto a niños inquietos que son calmados con un celular. Muchas veces los padres no encuentran una mejor manera de mantenerlos entretenidos mientras ellos realizan otras tareas. Pese a lo práctico que parece, no siempre es la mejor idea, no solo por los riesgos asociados al uso de pantallas a una temprana edad, sino porque un accidente podría hacerlos pasar una gran vergüenza como le sucedió a una mujer en Estados Unidos. 

Emily Schmitt es madre de cuatro hijos y, una mañana, decidió prestarle su celular a su hija de solo dos años mientras ella se alistaba en el cuarto después de bañarse. Todo iba marchando normal hasta que se dio cuenta que estaba recibiendo más notificaciones y mensajes que de costumbre. 

Cuando tomó el teléfono se dio cuenta de que su hija, Carsyn, le había tomado algunas fotografías mientras ella se vestía y, lo peor, las había enviado a algunos de los contactos, incluyendo  compañeros de trabajo, clientes y ex compañeros de la universidad.

De acuerdo con el medio The Sun, la madre de 30 años estaba muy angustiada al darse cuenta de que sus fotografías mientras estaba desnuda habían llegado a varios de sus amigos a través de Snapchat.

La misma  Emily relató que no se había dado cuenta de nada hasta que recibió un mensaje de texto de un compañero de trabajo diciendo 'gracias por el desnudo' cuando se percató de lo que su hijo había hecho. En total 15 personas recibieron la vergonzosa fotografía. 

La mujer se apresuró a enviar una disculpa y, afortunadamente descubrió que, en algunos casos, ella no aparecía en la imagen, solo se podía ver el techo de su cuarto o el pie de su pequeña hija.

La historia se hizo viral porque Emily decidió compartir lo que le había sucedido a través de sus redes sociales pues decidió tomarlo con algo de humor y alegrar a los demás con su incidente, pero también poner alerta a los padres que acostumbran prestar su celular a sus hijos pequeños. De hecho, muchos de los mensajes que ha recibido son precisamente de anécdotas bochornosas que les han sucedido a otros. 

snapchat-emily-schmitt.jpg

Lee también: WhatsApp lo hace oficial: habrá mensajes que se autodestruyen

Lo tomó con filosofía pero la angustia fue grande 

Aunque Emily, quien vive en Ohio, Estados Unidos, decidió contar su historia y reírse de la situación, lo cierto es que en un inicio el incidente de sus fotografías le provocó mucha vergüenza, al grado que consideró no volver a su trabajo. 

“Estaba mortificada. Creo que morí por un minuto y luego volví a la vida para poder contarle a la gente que había recibido la foto lo que sucedió” relató a The Sun. 

Pero lo que seguía fue lo más difícil: “Mis padres son dueños de la agencia inmobiliaria para la que trabajo. Para empeorar aún más las cosas, cuando llegué al día siguiente mi papá me dijo: 'oh, mira, aquí viene la estrella porno de la compañía'. Yo pensé, está bien, renuncio. He terminado”.

Después decidió verlo solo como una broma y pensó: “es un mundo oscuro y retorcido en este momento, así que compartir algo un lunes por la mañana para hacer reír a la gente ayudará".

Aunque también se preocupó mucho por otro problema, las imágenes ya habían sido enviadas y alguno de sus contactos podría hacerlas virales en internet, afortunadamente las fotografías llegaron a través de Snapchat así no se guardaron. "No se guardó y nadie tomó una foto ni la capturó. Se ha ido para siempre. Eso es un pequeño consuelo", dijo Emily.

 

Comentarios