bInseguridad no se resuelve con varita mágica