Se encuentra usted aquí

Tequila “Catador Alteño”, tan bueno que se lo roban

29/05/2019
12:26
-A +A

De puerquero a tequilero. Se dice fácil, pero emprender en cualquiera de las dos actividades requiere de un don que no se aprende, se hereda y se transmite por generaciones. A sus 65 años, José Luis López Ángel sabe lo que es vivir de la porcicultura, pero también de la industria tequilera. En ambas industrias destacó al grado de trascender fronteras, mientras ha lidiado con toda clase de obstáculos.

Este experimentado emprendedor apenas obtuvo estudios de primaria en su natal Jesús María, Jalisco, pero así era la vida entonces, pues en su casa lo enseñaron “a sacar adelante a la familia”, dice. “Así me enseñó mi padre y así estoy dispuesto a hacerlo”, agrega, con la firme convicción de incluso volver a empezar de cero si fuera necesario.

Desde niño comenzó comercializando gallinas, y después incursionó en el mercado porcino, donde logró amasar fortuna hasta que se abrió la frontera a grandes productores extranjeros que inundaron el mercado y, con ello, mermaron su estrategia de expansión; por eso, desde 1990 se define como empresario tequilero.

Todo comenzó con la compra de algunos cuantos agaves y poco a poco la producción fue creciendo, hasta lograr una elaboración diaria de 3 mil litros de tequila. Ello derivó en adquirir la fábrica de tequila “Catador Alteño”. Pronto, descubrió su vocación al convertirse en maestro tequilero, probando y conociendo cada uno de los procesos de producción de su propio tequila.

Llegar al punto de equilibrio no fue fácil. Seleccionar al recurso humano ideal y contar con los permisos y aliados suficientes, fue el principal reto de José Luis. “Tenía trabajadores que no ayudaban mucho. En una ocasión me di cuenta que el cocimiento se les pasaba de tiempo y entonces tomé la producción de todo un día y la tiré al suelo. En ese momento les quedó claro que tenían que hacer bien su trabajo”, apuntó el empresario.

Culminaban los año noventa cuando “Catador Alteño” ya trascendía fronteras. La fábrica posicionó exitosamente tres marcas de tequila, e incluso participó en giras internacionales en conjunto con el entonces presidente Vicente Fox, llevando su marca a Chile, Estados Unidos y Alemania.

Fueron tan sonados sus alcances que José Luis formó parte del Consejo Regulador del Tequila (CRT), participando activamente en el diseño de políticas comerciales en defensa de la Denominación de Origen del tequila.  Pero justo cuando Catador Alteño “cocinaba” sus primeros embarques para el mercado asiático, se enfrentó a un desfalco.

El empresario Francisco Javier Estrada Barba se presentó ante él, le dijo que había comprado un terreno a un lado de su empresa, hizo negociaciones con él y con su propio dinero compró al banco (BBVA Bancomer) la propiedad del empresario que en ese momento tenía como garantía ante la institución. “De pronto bardeó ambos terrenos y me despojó de todo; mi propiedad; mi destilería; equipo, y maquinaria”.

A cinco años de esto y con un proceso legal interpuesto levanta la mano, ya que de acuerdo con los legistas en el proceso tiene todo para ganar, pero “algo” atora el proceso.  Acompañado de su familia, ahora hace un llamado a las autoridades para que dejen de lado las diferencias políticas y la corrupción, y resuelvan este proceso.

Lo curioso es que el despojo se dio justo cuando llegaban más pedidos de Europa, Estados Unidos, China y Japón. Será hasta que se resuelva este conflicto cuando se sepa si Tequila Catador Alteño continuará cruzando fronteras, limpio y libre de líos legales.

AGENDA TEQUILERA.- Esta semana en el Hospicio Cabañas de Guadalajara, el Consejo Regulador del Tequila premió a los ganadores de su concurso de cortometraje “El Tequila y su cultura”, así como de su concurso de periodismo “Imagen y Letras del Tequila”. Mariana Alvarado, Patricia Romo y Armando Talamantes figuraron entre los galardonados.

vcr