Se encuentra usted aquí

Niña genio competirá en China

Marifer Rodríguez es una niña sobredotada que obtuvo un lugar para competir en China, pero no cuenta con el apoyo suficiente para cumplir su sueño
06/07/2019
00:38
-A +A

Texto:Daniel Zainos
Fotos:Iván Cruz Cruz

María Fernanda Rodríguez tenía 5 años cuando los directivos del kínder donde estudiaba llamaron a sus padres para decirles que  tenía Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad y era necesaria su medicación. Este problema de salud está clasificado como un trastorno de conducta y se caracteriza por actividad física excesiva y dificultad para prestar atención.  

“Ella estaba en preescolar. Terminaba rápido las actividades que le asignaban, se aburría y  molestaba a sus compañeros, pero es porque comprendía muy rápido todo” recuerda Héctor Rodríguez, su padre. 

Después de una larga búsqueda llegaron al Centro de Atención al Talento (CEDAT) donde le realizaron estudios y determinaron que su coeficiente intelectual es de 130, mayor al promedio que según algunas mediciones es de 100 puntos aproximadamente. Estas cifras son tomadas de distintas pruebas que estiman el nivel de inteligencia. Así notaron su facilidad para adquirir conocimientos, pues a los 5 años ya se sabía la tabla periódica.

Hoy, María Fernanda, a los 12 años de edad tiene un lugar asegurado en una competencia internacional de aritmética mental organizada por el programa Aloha Mental Arithmetic, que se llevará a cabo el 20 de julio en China. Sin embargo, el costo del viaje rebasa el presupuesto de su familia.

ALOHA Mental Arithmetic es un programa creado para  desarrollar habilidades matemáticas en niños de entre 5 y 13 años. Las actividades las realizan con el ábaco japonés, que permite ejercitar los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro. El instrumento de cálculo también llamado Sorobán es usado en el país asiático desde hace más de 500 años.

aloha.jpg

El costo aproximado del viaje es de 180 mil pesos para la menor y su madre. Hasta el momento llevan un poco más de la mitad. 

Para recaudar fondos, María Fernanda ha vendido  chocolates en su escuela y en el trabajo de sus padres, quienes también han hecho rifas. 

Además, solicitaron ayuda al titular de la alcaldía Iztacalco, demarcación en la que habitan. El apoyo ha sido negado y el argumento  que les dan es que no procede debido a que estudia en una escuela particular.

También hicieron una petición al gobierno de la Ciudad de México, pero no ha dado respuesta. Incluso,  niegan la existencia de personas como María Fernanda, pues hace unos meses la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, declaró  “no hay ningún estudio científico que pueda definir si hay algún niño sobredotado o no, como tal”. 

Aunado a los comentarios, el Programa Integral para el Diagnóstico y Atención a la Sobredotación Intelectual desapareció durante el primer bimestre de 2019 por casos de incumplimiento a las reglas de operación. 

Sus beneficiarios fueron trasladados al programa de “Niños y Niñas con Talento”, el cual a partir del próximo ciclo escolar se convertirá en el apoyo generalizado “Mi beca para empezar” y constará de una mensualidad de 330 pesos a todos los estudiantes de primaria y secundaria en la CDMX, sin importar el promedio. 

campeona_0.jpg

Para alcanzar el triunfo que hoy la posiciona como la mejor a nivel nacional en su categoría, María Fernanda participó en la sección regional pocos meses después de haber ingresado al programa con sede en varios países del mundo. 

Posteriormente ganó un campeonato que concentró a los mejores estudiantes de México. Éste se realizó en Querétaro con mil 200 participantes. 

Ahora estudia el segundo año de secundaria. A la par de sus actividades escolares practica taekwondo, disciplina en la que es cinta rojinegra. También toca el órgano y fue parte del coro del Claustro de Sor Juana, hasta hace unos meses cuando fue disuelto. 

Además participa en un Modelo de Naciones Unidas en el que estudiantes debaten acerca de los problemas mundiales tomando un papel de diplomacia. Dichos intercambios intelectuales son en inglés. 

Ella cita como una de sus influencias a la medallista olímpica de taekwondo, María Espinoza y añade a sus padres como su inspiración de vida. 

“Admiro a María Espinoza porque es muy buena competidora y ha progresado con mucho esfuerzo. Otros de mis ídolos serían mis papás y mi familia, porque siempre me apoyan, me impulsan y me enseñan a hacerme responsable de lo que hago”, afirma. 

taekwondo_final.jpg


El factor de la perseverancia 

Sumado al amor por el conocimiento, la familia de “Marifer”, como la llama María Luisa García ,su abuela materna, le ha inculcado la perseverancia. La señora recuerda algunas experiencias que han atravesado con padres de familia quienes les dicen  que la explotan por tenerla en varias actividades a la vez. Sin embargo cada una de éstas han sido decisiones de la niña.

Al respecto, su padre asegura: “Tiene que aprender que todo en la vida cuesta. No se le va a dar todo en charola de plata, tiene que aprender a pescar.” 

Después de que Fernanda fuera descubierta como una niña sobredotada, inició el desarrollo de sus capacidades con ayuda del CEDAT, siempre con la convicción de no dejar algo inconcluso. 

Su historia familiar ha sido fincada en la constancia y superación. El papá de Marifer relata un pasaje biográfico de su padre, quien a los 48 años de edad se inscribió en la universidad, donde lo conocían como Don Max. 

“Él llegó de provincia, era campesino. Trabajaba en la ciudad como albañil y bolero. Después como vendedor en una empresa. En 1967 puso un negocio y se dedicó al comercio. Yo estudiaba arquitectura cuando él pensó en meterse a estudiar la carrera. Hizo el examen, se quedó y años después se graduó. Llegó a la casa y dijo ‘Díganme quién no puede traer este papel’”

 familia.jpg


Fuga de talentos

Para María Fernanda es importante su participación en el campeonato ya que cumpliría uno de sus más grandes sueños y sería una forma de romper estereotipos sobre los mexicanos. “Que vean los extranjeros que en México hay mucha gente buena.”  

talento.jpg

Sin embargo, en México el apoyo a la ciencia, tecnología e innovación es poco, el presupuesto asignado este año es el más bajo desde 2012.

La falta de programas  que fortalezcan este ámbito crea una fuga de cerebros. Tal es el caso de Dafne Almazán, que se convirtió en la psicóloga  titulada más joven del mundo a los 13 años. También es considerada por la revista Forbes como una de las 50 mujeres más poderosas de México y con 17 años es la mexicana más joven  en ingresar a un posgrado en la Universidad de Harvard. 

Como lo menciona un informe del observatorio del Tecnológico de Monterrey: “El problema no es la falta de jóvenes capaces, es la ausencia de un mecanismo que los retenga y de campo libre para el ejercicio de sus habilidades, esta carencia le cuesta muy caro al país”. El 21% del capital humano de Silicon Valley, sede de grandes compañías como Apple y Google, está compuesto por mexicanos. 

Un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Zacatecas descubrió que 1.2 millones de mexicanos altamente preparados o con formación de posgrado se han marchado del país entre 1990 y 2015. Esto convierte a México en la primera nación de América Latina en migración calificada.  

Al respecto, María Elena Álvarez-Buylla, directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología declaró: “En términos de ‘fuga de cerebros’ en el último sexenio se llegó a una estimación de más de 30 mil que están fuera del país, esto quiere decir que México ha producido una cantidad de colegas muy capaces y por eso es importante darles las mejores condiciones para que se puedan desarrollar.”
 

Una minoría poco reconocida 

Como lo han mencionado especialistas como Andrew Almazán, director del departamento de psicología del CEDAT, las personas superdotadas, sobre todo en sus primeros años de vida, son discriminadas y siguen siendo una minoría poco reconocida, y por ende, poco apoyada. Según cifras del mismo centro sólo son detectados el 3 por ciento de los casos, pero se estima que aproximadamente un millón de menores tienen un cociente intelectual por encima del promedio.    

Un reclamo generalizado es que no existe la preparación en profesores de educación básica para tratar a niños talento. Tal como le sucedió a Fer, muchos  son diagnosticados erróneamente.

Sin embargo, van tras sus sueños, como lo expresa la genio de 12 años: “Habemos personas que le echamos todas las ganas y quiero que el mundo se entere de eso”.

Para apoyarlos se pone a disposición la siguiente cuenta:

BBVA Bancomer 
Número de cuenta: 4461 1830 0077 2200
Titular: Maria Fernanda Rodríguez López

marifer_final.jpg